El Gobierno apoya la autorregulación periodística

“El Gobierno apoya la Fundación para la Comisión de Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) por su importante contribución a la sociedad, que es quién más la necesita”. Con estas palabras, la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, ha dejado sentado hoy el compromiso del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy con el órgano de autorregulación periodística de la FAPE, cuya LXXI Asamblea General ha inaugurado hoy en Valladolid.

Defensora acérrima de la ética periodística, Martínez de Castro ha animado a los periodistas a liderar los cambios en nuevas fórmulas de información y modelos de negocio en el sector de los medios de comunicación pese a la sangría del desempleo, al tiempo que, en su afán por refrendar el compromiso de este gremio con la sociedad, ha advertido que averiguar las claves del futuro “no lo es todo” puesto que por delante siempre estará “la obligación de todo profesional de la información de servir a la ciudadanía”.

En idénticos términos se ha expresado la presidenta de la FAPE, Elsa González, quien ha destacado el trabajo de la Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE. El órgano de autorregulación de la FAPE se dotó en julio de 2011 de una entidad paraguas. La Fundación para la Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE busca desde entonces el compromiso de los medios de comunicación y de las entidades académicas españolas con esta Fundación, sumando ya numerosos apoyos, en el camino de fortalecer la influencia de su Código Deontológico, sus dictámenes y resoluciones.

Pese al desánimo reinante en el colectivo de periodistas con 5.271 puestos de trabajo destruidos en el sector español de los medios de comunicación desde noviembre de 2008 en datos del Observatorio de la Crisis de la FAPE, Elsa González ha dibujado trazas de optimismo. “No podemos quedarnos de brazos cruzados, la tecnología está de nuestra parte en esta nueva arquitectura de la información, tenemos además la capacidad, y la FAPE ayuda a ello multiplicando su oferta formativa, de actualizarnos para afrontar la reconversión de esta industria”, ha exhortado para terminar parafraseando a James Breiner, uno de los principales expertos en nuevos medios de comunicación: “No quiero minimizar el desastre actual, pero una recesión también crea oportunidades. Sí, la industria del periodismo papel vive un momento de colapso económico, pero habrá quien dé con los pilares del nuevo orden. Podrías ser tú. ¡Atrévete!”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.