La vicepresidenta del Gobierno reivindica la función social de la prensa

Soraya Sáenz de Santamaría ha asistido a la entrega de los Premios del 50 Aniversario del Club Internacional de Prensa. En su discurso, ha reivindicado los valores del periodismo y ha recordado las palabras del dramaturgo estadounidense Arthur Miller quien decía que un buen periódico es una nación hablándose a sí misma. “Yo reivindico un diálogo sincero, lejos de artificios, frivolidades e inexactitudes”, ha dicho.

Soraya Sáenz de Santamaría ha recordado que hace 50 años, cuando el Club Internacional de Prensa veía la luz, también se vivían tiempo de incertidumbre sobre la apertura a la democracia y el papel imprescindible de la libertad de prensa en esa transición.

“Hoy transitamos también por un momento aún más complejo, que se ve necesitado de intérpretes. Intérpretes de los comportamientos insoldables de los mercados, de la irracionalidad de las decisiones de algunos gobiernos”, ha dicho.

La vicepresidenta ha reivindicado la función social de la prensa “en una época de saturación informativa, de fugacidad de las noticias de alcance, de anonimato en su difusión”.

En este sentido, ha defendido la labor de todos los periodistas: “Del periodista de opinión, que asume con su firma la responsabilidad de defender un criterio. Del corresponsal que nos vacuna con sus crónicas contra la insensibilidad que genera la visión cotidiana de dramas lejanos. Del periodista que analiza, profundiza, discrimina lo importante sobre lo accesorio, del que pone su ciencia y su conciencia al servicio del lector”.

Esos valores, ha dicho, “constituyen la verdadera esencia del periodismo” y son “garantes del futuro de una profesión que, con independencia de formatos, soportes, tecnologías, cumple esa misión imprescindible de contar la realidad, de hacerla asequible y comprensible”.

Diálogo sincero, lejos de artificios

“Yo reivindico un diálogo sincero, lejos de artificios, frivolidades, inexactitudes. Me sumo a la reivindicación que Mario Vargas Llosa apunta en su último libro, con la franqueza que le es propia, de la serenidad, la moderación y la responsabilidad, como antídoto frente a la banalización de la cultura y, en general, de la vida pública”, ha dicho.

“En épocas de cambio es imprescindible mantener espacios independientes para la reflexión”, ha añadido.

El Club Internacional de Prensa ha entregado sus galardones en una ceremonia presidida por la Princesa de Asturias, quien ha destacado que que el rigor y la seriedad de los informadores apuntalan la libertad de las sociedades democráticas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.