La Catedral acogerá la primera consagración de una mallorquina como “virgen seglar”

La Catedral de Mallorca acogerá el próximo domingo 20 de mayo a las 12 h por primera vez, la consagración de una mallorquina como “virgen seglar”, en una ceremonia presidida por el obispo de Mallorca, Jesús Murgui, siguiendo un ritual original del siglo II. Se trata de Catalina Riera Garau, de 40 años y natural de Manacor, trabajadora social y feligresa de la parroquia de Manacor. Tras la ceremonia de consagración, que tendrá lugar en el transcurso de una eucaristía, las candidata mantendrá la condición de seglar sin ingresar en ningún orden religiosa o instituto secular.

La forma de vida consagrada de las vírgenes seglares es reconocido por el código de Derecho Canónico en el canon 604, que establece “que se consagran para dedicar su vida a Jesucristo, se comprometen a llevar una vida casta, y renuncian a la vida matrimonial para transmitir el Evangelio a la parroquia, su trabajo, familia y amistades “. Quedan, por tanto, dentro del abanico de formas de vida consagrada, pero con algunas diferencias: La más importante es que los religiosos se consagran a Dios mediante los votos, de pobreza, castidad y obediencia. La virgen consagrada lo hace a través del “santo propósito” de consagración a Dios y recibe la bendición del Obispo. Y es esta bendición la que hace efectiva su consagración. Consecuentemente, no existe vida comunitaria, un superior u organización, como se entiende una institución colectiva de tipo asociativo, sino que depende directamente del Obispo.

El rito más antiguo de la Iglesia

El rito de consagración como virgen seglar, “el más antiguo de la Iglesia”, que consiste en una boda mística, se llevará a cabo en la eucaristía que presidirá el Obispo, quien entregará a la joven las insignias de la virginidad consagrada: el anillo nupcial, que simboliza su consagración como esposa de Jesucristo y el libro de la oración litúrgica.

Igualmente, durante la ceremonia, el prelado le impondrá el velo como “símbolo de la venida del Espíritu Santo”. Además, la virgen consagrada, que irá vestida de blanco, acompañada por dos madrinas, llevará una lámpara de aceite, “simbolizando las vírgenes”.

Para ser consagrada como virgen seglar Catalina se ha preparado con una formación en Teología y con la supervisión de un director espiritual mediante retiros y encuentros de oración. Es la primera vez que se celebra este rito en la Diócesis de Mallorca, desde su restauración con el Concilio Vaticano II, y se trata, según fuentes consultadas, de “un tipo de vida consagrada que está aflorando y es importante hacerlo la conocer “.

La consagración de las vírgenes se generalizó en el siglo II y perdió vigor con la aparición de la vida religiosa femenina en los monasterios hasta desaparecer en el siglo XII. En 1970 el papa Pablo VI restauró la consagración de las vírgenes seglares y promulgó el nuevo ritual y Juan Pablo II describió la orden de las vírgenes como “doble don del Señor a su Iglesia”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.