Ocho detenidos en Palma por obligar a menores a drogarse para prostituirlas a cambio de dosis

Agentes de la Policía Nacional han detenido a ocho miembros de un grupo organizado que captaba a menores para introducirlas en el consumo de drogas, creándoles adicción a las mismas, para posteriormente prostituirlas con adultos y grabar imágenes de esos actos para distribuirlas, según informa el CNP.

Las jóvenes eran obligadas a mantenerse en esa situación de explotación, que en ocasiones exigía no usar preservativo, a cambio de pequeñas cantidades de drogas o dinero y temían por vergüenza o adicción revelar a sus padres o familiares la realidad en la que se encontraban.
A los arrestados, algunos de más de 60 años, se les imputan delitos de prostitución de menores, favorecimiento del consumo y tráfico de drogas, y pornografía infantil. Varias víctimas han sido liberadas de esa situación de explotación.

La investigación comenzó hace ocho meses, a raíz de la muerte de una menor de 16 años. El cadáver fue localizado a las doce de la noche, a pocos metros de su casa y por sus propios padres cuando salieron a su encuentro alertados por su tardanza. La autopsia desveló que la joven había muerto por una reacción adversa al consumo de drogas. Los padres alertaron a los agentes de los comportamientos inusuales de su hija durante las últimas semanas, dado que había cambiado de amistades y manejaba cantidades de dinero de las que ella no disponía habitualmente.

Los agentes se centraron entonces en las amistades de la joven y sus relaciones en las redes sociales. Así averiguaron que la fallecida, junto a otra menor, había sido inducida a prostituirse para conseguir sustancias estupefacientes y pequeñas cantidades de dinero. A lo largo de ocho meses de investigación, los agentes pudieron ir identificando a más víctimas, siempre menores de edad o con minusvalías psíquicas, que poco a poco eran sumidas en una vorágine de la cual les era imposible escapar. La adicción a las drogas y la vergüenza les impedía contar a sus familiares las agresiones a las que eran sometidas. Las menores han sido liberadas de esta situación de explotación.

La organización criminal desarticulada se estructuraba en células estancas que no se conocían entre sí para tratar de dificultar las investigaciones policiales. Al mismo tiempo utilizaban grandes medidas de seguridad en sus desplazamientos y comunicaciones.

Los ocho arrestados son dos mujeres y seis hombres, de edades comprendidas entre los 20 y los 65 años. Dos de ellos se dedicaban a captar a las menores, fácilmente moldeables, para introducirlas en el consumo de drogas y el ejercicio de la prostitución.

Los clientes, pertenecientes a todas las escalas sociales, realizaban todo tipo de prácticas abusivas con las menores, exigiendo algunos no utilizar preservativos. A cambio las jóvenes recibían estupefacientes y algo de dinero, ya que un tanto por ciento muy elevado iba a parar a la organización.

Tres de los detenidos, dedicados al tráfico minorista de drogas, mantenían relaciones con las víctimas a cambio de drogas y dinero que se repartían los inductores y las menores. Los traficantes llegaban incluso a solicitar a las jóvenes a que otras amigas mantuvieran relaciones con ellos si querían drogas o a usar la violencia física.

Los otros tres integrantes de la organización abusaban de las jóvenes, a las que en casos triplicaban la edad, a sabiendas de sus minusvalías, adicción y minoría de edad. También las filmaban para crear material pornográfico y distribuirlo.

Un total de 8 personas han sido detenidas y se han registrado tres domicilios en Palma de Mallorca. En estas viviendas los agentes se han incautado de una cámara de vídeo y varias cintas con grabaciones pornográficas, así como de 3.000 euros en efectivo, más de 600 gramos de cocaína, 1 kilo de sustancias de corte y todo tipo de útiles para su mezclado y venta.

Agentes del Grupo de Homicidios de la UDEV de la Jefatura Superior de Policía de Baleares han desarrollado la operación, que continúa abierta.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.