Un menor obligaba a otros niños a masturbarse ante la webcam y a mantener relaciones sexuales con él

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un menor de edad que, a través de las Redes Sociales, obligó a otros niños a masturbarse y mantener relaciones sexuales con él. El acoso comenzaba con la creación de perfiles falsos de supuestas chicas para conseguir fotografías y vídeos en las que las víctimas posasen desnudos. A partir de ese momento utilizaba esas imágenes comprometedoras para chantajear a los adolescentes y obligarles a grabarse masturbándose, hacer fotografías a personas de su entorno e incluso a mantener relaciones sexuales.

Perfil femenino para atraer a sus víctimas

En febrero de 2012, a raíz de la denuncia de una de las víctimas menores de edad, los agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica iniciaron las investigaciones sobre este acosador sexual. Creando identidades falsas utilizaba una de las redes sociales con mayor número de usuarios adolescentes para contactar con menores a los que, una vez conseguida su confianza, acosaba y coaccionaba sexualmente.

Los agentes comprobaron que su método de actuación consistía en crear un perfil femenino ficticio con el que contactaba con adolescentes de sexo masculino, a los que insistía para que le enviaran una fotografía de su cuerpo desnudo con la promesa de que ellos recibirían a su vez otra suya también sin ropa. A los pocos días, después de obtener la imagen solicitada, cambiaba el perfil original por uno masculino, también falso y, desde ese momento, comenzaba con las coacciones para que se hicieran más fotos y grabasen vídeos masturbándose, bajo amenaza de difundir las imágenes a su entorno social y escolar.

Víctimas en cadena y abusos sexuales

Igualmente obligaba a las víctimas, también mediante coacciones, a que contactaran con terceras personas -elegidas por el propio acosador entre los amigos de los menores- para grabar vídeos y hacer fotos manteniendo relaciones sexuales. De este modo conseguía encadenar sus víctimas y aumentaba su archivo de material pornográfico. Además, les requería imágenes de contenido sexual de familiares y amigos, siempre menores de edad, que debían obtener mientras dormían o en vestuarios colectivos antes o después de realizar actividades deportivas.

En varias ocasiones consiguió contactar físicamente con algunas de sus víctimas, presentándose ante ellas como otro afectado por acoso sexual. Los investigadores han comprobado que se citó con al menos tres adolescentes y que mantuvo relaciones sexuales con ellos. Durante estos encuentros les obligaba a realizar acciones especialmente aberrantes.

En el registro del domicilio del arrestado se han obtenido numerosos archivos de fotografía de los menores coaccionados, conversaciones que contienen las amenazas y las cuentas de correo electrónico desde las que se perpetraron los delitos.

La operación ha sido realizada por agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica adscrita a la UDEF Central de la Comisaría General de Policía Judicial.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.