Aina Calvo: “En un año de gobierno, el Alcalde Isern más que despertar Palma ha quitado el sueño a los ciudadanos y ciudadanas”

El Grupo Municipal Socialista de Palma ha denunciado hoy las improvisaciones y ejemplos de mala gestión que han caracterizado un año de gobierno del PP en Palma, que se añaden a la gran mentira del PP, que en contra de lo prometido ha subido los impuestos y recortado los servicios. La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Palma, Aina Calvo, ha lamentado que “tras un año de gobierno del Alcalde Isern, el PP más que despertar Palma ha quitado el sueño a muchos ciudadanos y ciudadanas”.

Como ejemplos de improvisación y la mala gestión, los socialistas han destacado:

El fracaso de la iniciativa de la anunciada parada del bus turístico en la Fundación Miró
La imposibilidad de sacar los certificados de residente gratis por internet en un momento en que vuelven a ser obligatorios para viajar.
El retraso en la adjudicación de las oficinas de turismo
La instalación de seis urinarios públicos fuera de temporada y sin detenerse a pensar en las prioridades municipales.
La gestión de la quiebra del sistema de recogida neumática de basuras en el centro de Palma ….
Y la Playa de Palma, que cada día asistimos a un nuevo despropósito para cerrar un proyecto vital para la reconversión turística de la ciudad ….

Calvo lamentó que el PP haya iniciado el desmantelamiento del Consorcio para la Rehabilitación Integral de la Playa de Palma. A la falta de presupuesto, se debe añadir la falta de voluntad por parte de las administraciones gobernadas por el PP, que han herido de muerte un proyecto de vital importancia para el turismo y la actividad económica en Palma.

Y todo ello, sucede, según el PSIB-PSOE en un momento en el que los palmesanos y palmesanas viven peor que hace un año. La ciudadanía es más pobre, tiene más miedo a lo que pueda pasar y ha perdido la confianza, por que el PP ha mentido: ha subido impuestos, no ha creado empleo y está recortando prestaciones.

En este sentido, los socialistas han recordado que los impuestos, tasas y precios públicos han subido hasta cuatro veces y que el autobús ha pasado a ser un artículo de lujo. Recuerdan que se ha eliminado el programa de refuerzo escolar que había en todas las escuelas y que llegaba a 7.000 niños y han cerrado comisarías, centros, bibliotecas, oficinas de atención al público y se han suprimido líneas de autobús.

Concluyen que “la ciudad está paralizada y así no se logra actividad económica. Más problemas que nunca: más suciedad, más inseguridad, más edificios abandonados y ninguna perspectiva de futuro. El Ayuntamiento ha desaparecido de los barrios”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.