Beach House, el hotel lifestyle de Meliá Hotels en Mallorca, abre sus puertas

Ocho meses después de anunciar un revolucionario proyecto para transformar la oferta turística de Magaluf, la compañía mallorquina concluye mañana en tiempo récord la primera fase del complejo “Calviá Beach Resort” con la apertura del hotel “Beach House” que, junto al también reformado “Sol Wave House”, está llamado a revitalizar la primera línea de Magaluf y convertirla en el primer destino lifestyle de la isla.

Beach House es el resultado de la completa transformación del antiguo hotel Mallorca Beach. Tras cuatro meses de intenso trabajo, el hotel presenta hoy una imagen deslumbrante y que marca tendencia, destinado a ofrecer una experiencia diferente y atrevida, orientada adultos, con gran energía y donde la actividad social tendrá un papel protagonista. Para ello, cuenta con un partner de excepción: Nikki Beach, un concepto revolucionario y sorprendente de club de playa, conocido por sus célebres fiestas en Miami, Marbella o Saint Tropez, que abrirá sus puertas en Mallorca el próximo 15 de junio.

El hotel y el club se abren al mar entre las palmeras y pinos, y en su amplísimo lobby encontramos inmensas camas balinesas para escuchar al DJ residente del hotel e incluso, cenar o tomar unas copas. Las diversas estancias interiores se dividen por enormes paneles que simulan el coral blanco, diseño del arquitecto Álvaro Sans, autor de exclusivos resorts como Gran Meliá Palacio de Isora (Tenerife) o Paradisus Playa del Carmen (México). Esta temporada, Beach House ofrecerá un centenar de habitaciones de gran tamaño (52 m2) de estilo sobrio, lúdico y rompedor, con una bañera a la vista bajo el ventanal para contemplar el mar. El mobiliario ha sido íntegramente adquirido en Mallorca, en una clara apuesta de la compañía hotelera por impulsar la economía local. Destaca el minibar tamaño XL, la televisión de 32”, todo tipo de conexiones para tecnología móvil y un propio rincón chill out en la terraza.

Beach House ha sido concebido no solo para relajarse junto al mar, sino también para divertirse, conocer gente y disfrutar de cada experiencia. El hotel está orientado al público adulto, donde la música y el entretenimiento son claras señas de identidad, y aspira a elevar el nivel medio del turismo de la zona. Además, ofrece una refrescante propuesta gastronómica, gimnasio con entrenadores personales, clases de yoga y pilates, reflexología e incluso servicio de mascotas. Con el deseo de convertirse en un auténtico hotel social, donde los clientes puedan compartir todos sus momentos al instante, Beach House presume de un auténtico Facebook Tótem, que permitirá a los huéspedes fotografiar un momento divertido y compartirlo en la red.

Con hoteles como éste, el resort representa para Meliá Hotels International una apuesta valiente por el reposicionamiento de una zona madura del sur de Mallorca; una apuesta que, como explica su Vicepresidente y Consejero Delegado Gabriel Escarrer, “ha sido posible gracias al potencial extraordinario de Magaluf, que cuenta con una de las playas más bellas de Mallorca, rodeada de puertos deportivos, campos de golf y zonas residenciales de lujo; y al apoyo del Govern Balear y el Ayuntamiento de Calviá, que han sido fundamentales para crear la seguridad jurídica y el entorno propicio para atraer inversiones y para llegar a tiempo para esta temporada”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.