El sector aeroportuario pide en Palma reglas comunes para los países de la UE en la normativa sobre aeródromos

La Oficina del Parlamento Europeo en España ha celebrado hoy en Palma un seminario bajo el título ‘El paquete aeroportuario. El Parlamento Europeo decide’, en el que ha abordado la nueva normativa europea sobre aeropuertos y en la que han participado la representante de la Comisión Europea en materia de mercado interior y aeropuertos, Emmanuelle Maire; la eurodiputada balear del Partido Popular, Rosa Estaràs; el conseller de Presidencia del Govern de Illes Balears, Antonio Gómez; el presidente del Parlament balear, Pere Rotger; y el primer teniente de alcalde de Palma, Álvaro Gijón, así como representantes de todo el sector aeroportuario español, sindicatos de controladores áreos y de handling, además de representantes vecinales.

Entre las conclusiones de este foro, los sectores implicados han pedido que se establezcan reglas comunes para todos los países de la UE, aunque han expresado opiniones diferentes sobre la formas de afrontarlo. En este sentido, la europarlamentaria Rosa Estaràs se ha comprometido a hacer llegar las conclusiones de este encuentro a los eurodiputados y representantes españoles en la Eurocámara.

Los representantes del Govern balear solicitaron que la nueva normativa reconozca las diferencias entre los aeropuertos continentales e insulares y una mayor intervención de las autoridades para evitar precios abusivos.

Por su parte, las asociaciones de compañías aéreas han advertido que cualquier cambio de iniciativa y de obligaciones supondrá un aumento de las tarifas y son partidarios de la posibilidad de comercializar los slots entre las compañías. No obstante, se oponen a la extensión de su índice de utilización por favorecer a las compañías tradicionales, y a la ampliación de su longitud porque penalizaría al tráfico turístico en el sur de Europa.

Paralelamente, los sindicatos de controladores aéreos temen que las aerolíneas hagan acopio de slots y demandan una mayor coordinación entre los slots aeroportuarios y los del control del tráfico aéreo, mientras que los consumidores creen necesaria una mayor presión de las autoridades sobre las compañías y más decisión ante las denuncias de los usuarios.

En cuanto a los cambios que traerá la nueva normativa sobre el ruido, los representantes de los vecinos pidieron que no se pierdan sus derechos adquiridos para compatibilizar su descanso con la actividad aérea, el desarrollo económico y el equilibrio interterritorial. Asimismo, se mostraron reticentes a que la Comisión sea la que tenga la última palabra ante un conflicto, por lo que creen que el nuevo reglamento dejará sin voz a los vecinos. Por este motivo, exigieron que se respeten las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el nivel de ruido permitido y que se restrinjan los vuelos nocturnos.

Por otro lado, los agentes de asistencia en tierra aplaudieron la liberalización del handling y apostaron por una competencia abierta, clara y real, pero al mismo tiempo exigieron un reglamento transparente al respecto en todos los aeropuertos de toda la Unión Europea.
La patronal de handling pidió que se considere el número de pasajeros atendidos por autohandling en un aeropuerto a la hora de conceder licencias a terceros y que se pongan todas las trabas necesarias a las subcontratación para evitar que sea una vía de entrada encubierta a terceros que no han conseguido licencia.

Por último, los sindicatos del sector de handling pidieron que el incremento de la competencia y la liberalización no repercuta en sus condiciones laborales y salariales y recordaron que se han perdido derechos en los últimos años y ha disminuido la seguridad.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.