Medicinas que no llegan a tiempo y retrasos en los quirófanos por la jornada sin solape de Enfermería

El sindicato SATSE ha recogido hasta 253 incidencias en los diferentes hospitales de Baleares durante la primera jornada sin solape que proseguirá toda la semana.

La ausencia de relevo, en forma de parte verbal, durante el solape de jornada habitual en la Enfermería ha generado una situación insostenible en la mayoría de hospitales, con un perjuicio evidente en la calidad asistencial que se ofrece a los pacientes ingresados.

Durante las primeras 24 la actividad de Enfermería se ha visto afectada con un retraso importante en actividades básicas como la administración de medicación, pruebas diagnósticas, peticiones de tratamientos, preparación de pacientes que deben ir a quirófanos. Se han dado situaciones de ansiedad, nerviosismo y estrés por tareas que se han acumulado de un turno al siguiente. Ayer, en Son Espases, los medicamentos que se debían administrar a las 12 horas se repartieron con considerable retraso.

Las horas más críticas han coincidido con el cambio de turno. Las intervenciones quirúrgicas o los ingresos programados para las ocho de la mañana se han visto irremediablemente retrasadas.

Los servicios más afectados han sido los de Urgencias en especial en el hospital de Can Misses, en Ibiza, y en el de Son Espases. El hospital de referencia vuelve a vivir jornadas caóticas en Urgencias a las que se añade la reivindicación de SATSE. Unos 50 pacientes esperan en camillas en una sala con capacidad para 12 camas.

El Sindicato de Enfermería insiste en que esta reivindicación no puede perdurar porque va en detrimento de la atención al paciente. El tiempo de solape, donde se concentra la transmisión de información sobre los pacientes, es vital para un correcto funcionamiento de las unidades hospitalarias. Si no se reconoce este tiempo, y el personal de Enfermería no lo hace de forma voluntaria, los problemas serán continuos y darán lugar a situaciones comprometidas tanto para los profesionales como para el paciente.

Por otro lado, la situación está interfiriendo en el trabajo de médicos que evidentemente necesitan que los profesionales de Enfermería controlen en todo momento la situación de la unidad y de los pacientes.

Para STASE, el IB-Salut debe entender que hay elementos que son imposibles de registrar en una historia, como características de los cuidados de enfermería o factores personales del paciente, que son fundamentales para la evolución del proceso de curación y para el bienestar del paciente durante su estancia hospitalaria, que sólo se pueden transmitir en el relevo que realizan las enfermeras durante el tiempo extra y voluntario que dedican a ello.

SATSE recuerda que si la Administración no atiende a la petición de computar la media hora de solape como jornada laboral, la situación extraordinaria de esta semana puede repetirse, de forma indefinida, a partir del próximo mes de septiembre.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.