SATSE denuncia por negligencia al IB-Salut en el juzgado

El Sindicato de Enfermería ha interpuesto una denuncia en el juzgado de guardia contra el IB-Salut por desatender la organización del hospitalaria en una semana en la que el personal de enfermería ha llevado a cabo una medida de presión, totalmente lícita, como es eludir el solape de jornada.

SATSE entiende que son los cargos directivos del IB-Salut los encargados de mantener legal y reglamentariamente la calidad asistencial mediante una correcta organización y estableciendo el equipo necesario para dar una debida atención a los pacientes.

El enfermero hospitalario no tiene la obligación legal de pasar el parte verbal en el cambio de turno ni de trabajar más allá de su jornada laboral estipulada de 8 a 15 horas, de 15 a 22 horas y de 22 a 8 horas en el turno de noche. A pesar de esto, SATSE recuerda que cada enfermera dedica de forma altruista una media de quince minutos antes y después de su jornada a pasar informar de sus pacientes al enfermero del cambio de turno. Esta labor agiliza el trabajo, personalizándolo, y dota a la asistencia al usuario de continuidad y de calidad asistencial.

Desde el próximo 1 de julio el colectivo sanitario, así como otros ámbitos públicos, verá aumentada su jornada laboral de 35 horas semanales a 37,5. SATSE recuerda que esta coyuntura puede ser un buen momento para darle valor al tiempo de solape de turnos. Los enfermeros ya realizan cada semana 37,5 horas semanales sin que nunca se haya reconocido. Ante la pasividad de la Administración el Sindicato de Enfermería convocó una semana sin solape de jornada.

En ningún momento el IB-Saut ha tenido en cuenta las consecuencias de esta medida de presión. Durante cinco días se han registrado más de mil

incidencias en los hospitales de Baleares. Se han retrasado actividades básicas como la administración de la medicación, pruebas diagnósticas, tratamientos, preparación de pacientes para ir al quirófano… Una situación que a su vez interfiere en la labor de los médicos puesto que recae sobre el enfermero el deber de controlar al paciente.

Ante esta situación de descontrol, SATSE no ha tenido más remedio que presentar una denuncia contra el IB-Salut por su falta de previsión y para exigir responsabilidades por el evidente perjuicio de la calidad asistencial que se ofrece a los pacientes ingresados.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.