La mitad de los usuarios que tienen infectado su ordenador lo desconocen

El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) publica el Informe anual 2011 del “Estudio sobre la seguridad de la información y la e-confianza de los hogares españoles”.

Se trata de la 17ª oleada de esta amplia investigación basada en la opinión de más de 3.655 hogares internautas y 6.383 auditorías remotas de seguridad a ordenadores domésticos en el último cuatrimestre del año, comparándose con los resultados de los últimos tres años. Para ello, se utiliza el software iScan, desarrollado por INTECO, que analiza los sistemas y las incidencias de seguridad en los equipos gracias a la utilización conjunta de 43 motores antivirus.

Entre las principales conclusiones de este informe destaca que el 27,4% de los usuarios afirma realizar de forma consciente alguna práctica de riesgo cuando usa Internet. De este porcentaje, la tercera parte descarga archivos sospechosos y un 16,1% declara abrir páginas o enlaces no seguros.

Medidas y uso de herramientas de seguridad

De entre las herramientas de seguridad, los programas antivirus son el producto más extendido, siendo usado por 9 de cada 10 usuarios. También destacan la actualización del sistema operativo y de los programas, y el uso de contraseñas y cortafuegos. La perspectiva que aporta este análisis muestra el constante crecimiento en el uso de medidas de seguridad informática por parte de los españoles en los últimos 5 años.

En cuanto a los hábitos que pueden influir en la seguridad, en este informe se presta especial atención a los relacionados con la compra online y con el uso de la banca electrónica. En este caso se plantea un gran crecimiento de uno de los hábitos más simples y que podrían mejorar la seguridad en estos servicios: teclear la dirección web del banco o tienda online o en su defecto tenerla almacenada como favorita. De este modo se evita que alguien pueda suplantar la página original y robar las claves de los usuarios utilizando una dirección parecida. Este hábito ya es puesto en práctica por 2 de cada 3 de los usuarios.

Al ser las redes sociales uno de los principales usos de Internet para muchas personas, y uno de los servicios en los que más información personal se comparte, también se le presta especial atención. De este modo, se ha comprobado que cada vez más usuarios restringen el acceso a su información, y actualmente solo un 8,3% de los usuarios de redes sociales mantienen su perfil accesible para cualquier persona, la mitad que hace dos años. A su vez, aumenta el porcentaje de aquellos que limitan el acceso a sus contactos o a únicamente algunos de ellos, hasta un 51,2% y un 17,3% respectivamente.

La seguridad de los menores en Internet

En el informe de resultados también se ofrece un capítulo dedicado a los hogares en los que viven menores de edad que utilizan Internet. En el 26,6% de los hogares participantes en el Estudio vive un menor de hasta 16 años que utiliza Internet.

A los padres y madres de estos hogares se les ha consultado sobre las medidas de seguridad en relación a sus hijos, dividiéndose estas en 3 grupos, medidas de control, de comunicación y de implicación. En los últimos 3 años las medidas de control son las que han crecido más en cuanto a su adopción, por ejemplo la supervisión de los contenidos a los que ha accedido ha pasado en dos años de 58,4% al 72,2%. Mientras tanto las medidas relativas a la comunicación y la implicación de los padres en la navegación del menor se estancan, si bien es cierto que con un amplio porcentaje de adopción (todas ellas se sitúan por encima del 60%).

En cuanto a los problemas e incidentes que han podido sufrir los menores, y de los que sus padres tienen conocimiento, destaca el acceso a contenidos inapropiados de carácter sexual, (13,1%), el posible aislamiento social (8,5%), que el menor facilite sus datos de contacto (7,1%) o el acceso a contenidos violentos y/o sectas (6,9%).

Incidencias de seguridad en los hogares

En el capítulo dedicado a los incidentes de seguridad, se muestra que el 68% de los encuestados dice recibir correos no deseados, y un 20% haber sufrido problemas relacionados con virus informáticos, troyanos y otros tipos de malware. A pesar de ello, destaca que un 8% asegura que alguien ha suplantado su identidad en Internet.

Una de las fortalezas metodológicas de esta investigación, es que al mismo tiempo que se considera la opinión de los usuarios, se obtiene información real a partir de auditorías de seguridad en remoto de los ordenadores domésticos. Así, del contraste de ambas fuentes se puede comprobar que realmente son un 45% de los ordenadores los que alojan algún tipo de código malicioso, generalmente troyanos (36,9% del total de equipos escaneados), de lo que resulta que la mitad de los usuarios cuyos equipos alojan algún tipo de malware lo desconoce.

La falta de privacidad y de intimidad, así como las suplantaciones de identidad son los aspectos negativos que caracterizan a las redes sociales. En el caso de los menores, para los que estas redes son muy populares, preocupa que su desconocimiento y buena fe pueda ser aprovechada para abusar de su confianza.

De forma correlativa al éxito de las redes sociales en España, se observa cómo éstas se están convirtiendo de un atractivo objetivo para los delincuentes, aprovechando el intercambio de información (datos personales, enlaces, ficheros…) y utilizando técnicas de ingeniería social (engaños) y ataques basados en código malicioso (malware). Los atacantes roban las credenciales personales de usuarios para poder enviar desde esas cuentas malware a los contactos, y hacer pensar a las víctimas que estos archivos provienen de un usuario confiable.

En este sentido, según los datos de este Estudio, un 5,6% de usuarios declara haber sido víctima de suplantación de identidad en el segundo cuatrimestre de 2011.

Respecto a las reacciones de los usuarios ante estos problemas, 4 de cada 10 usuarios no modifican sus hábitos a pesar de sufrir una incidencia, siendo el abandono usos y servicios una respuesta minoritaria. El 8,6% deja de realizar descargas en redes de intercambio de archivos, el 6,8% deja de usar software no autorizado. El abandono del comercio electrónico y de la banca electrónica a causa de estos problemas se sitúa en un 5,4% y 4,7% respectivamente.

La e-confianza de los hogares españoles y el papel de la Administración

Finalmente se ofrece un capítulo dedicado a la confianza en Internet y los servicios online. Apenas un 8% de los internautas confían poco o muy poco en Internet frente al 50% que confía mucho o bastante en ella. Si bien esta confianza por lo general es alta, no obstante el 25% no confía lo suficiente en Internet como para utilizar servicios de comercio o banca electrónica.

Al mismo tiempo, los encuestados establecen las responsabilidades respecto a la seguridad en Internet, señalándose a sí mismos como los principales responsables (43,8%) y afirmando que Internet sería más seguro si utilizasen correctamente las herramientas que tienen a su disposición (85,2%).

En cuanto a la opinión de los ciudadanos sobre el papel de la Administración, el 83,4% considera que debe implicarse más en seguridad de Internet, exigiendo principalmente el desarrollo de herramientas gratuitas (30,1%), una vigilancia más cercana de lo que ocurre en Internet (16,6%) y la adaptación de la legislación para contemplar los nuevos delitos tecnológicos (15,3%).

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.