La foto-finish priva a Salom del podio en Assen

La carrera de Moto3 del Gran Premio de Holanda ha sido, sin ningún género de duda, la más emocionante del campeonato. Luis Salom no había podido realizar una buena puesta a punto de su Kalex KTM ya que el nuevo motor que le entregaron el jueves no tenía la velocidad necesaria, por lo que el RW Racing GP decidió volver al antiguo propulsor para la carrera, pero saliendo desde la décima posición de la parrilla de salida (4ª linea), todo un hándicap para el piloto balear.

Tras una magnífica salida Luis recuperó rápidamente cinco posiciones, luchando siempre en el grupo que lideraba la carrera. Toda la carrera fue un incesante intercambio de posiciones, liderando la carrera en algunas ocasiones, para perder la primera plaza en el giro siguiente. En la última vuelta el piloto mallorquín lanzó su ataque definitivo, poniendóse en cabeza hasta la última curva, en la que fue adelantado por Viñales. Parecía que conseguiría la segunda o quizá la tercera plaza, pero las KTM de Cortese y Kent le superaron en la misma linea de llegada gracias a su mayor velocidad punta.

La tercera plaza fue para Kent tras la comprobación de la foto-finish, ¡por una milésima de segundo!, apenas 2 milímetros. Ha sido una verdadera lástima, pero esta cuarta posición ha sabido a podio tras el carrerón de Luis, que ha vuelto a demostrar que está entre los mejores pilotos de la categoría.

Luis Salom: “No sé qué decir. Obviamente estoy muy decepcionado. Debería haber ganado esta carrera. Hice mi movimiento en la última vuelta y estaba tan ansioso por ganar que cometí un pequeño error en la frenada en la última chicane. Ahí es donde me pasó Viñales. Cruzando la línea de meta he tenido la sensación de que había sido tercero y Danny Kent pensó que era cuarto. Es por eso que él fue a su garaje y yo al parque cerrado. Allí me dijeron que la tercera posición se había decidido con la foto-finish. Johan Stigefelt, director del equipo, fue a la dirección de carrera para presentar una reclamación y poder ver la foto. ¡Por dos milímetros! No me lo podía creer. Fue una carrera difícil. Estuve rodando en el límite todo el tiempo. No había tiempo para pensar acerca de las tácticas o dónde y cuándo adelantar. Era sólo una cuestión de poner mi cabeza debajo de la cúpula y de dar gas, pero no había manera, se iban.”

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.