Utz Claassen: “Un club no puede ignorar los intereses de su máximo inversor”

Ha llegado el verano pero la actividad para Utz Claassen no termina nunca. Es un enamorado del trabajo y de Mallorca. Le gusta el fútbol y siempre está preocupado por lo que pasa en el club bermellón. Todo el mundo está esperando la oferta que hará en el mes de agosto a Serra Ferrer, para hacerse con sus acciones y poder aplicar sus ideas en el Real Mallorca. Lleva muchos meses envuelto de polémica por sus iniciativas y mantiene una guerra abierta con el de Sa Pobla. Después de algún tiempo sin hablar, Utz Claassen nos ha concedido una entrevista profunda y sincera.

¿Por qué quiere seguir en el Mallorca después de todo lo qué ha pasado?

Si yo hubiese recibido antes o al poco de entrar toda la información que sé ahora, no hubiera invertido o ya hubiera salido del Mallorca o hubiera intentado encontrar una solución para salir del club. Pero cuando has puesto mucha ilusión en un proyecto, mucho trabajo, muchas ideas y muchos contactos. Y además cuando te has comprometido con los aficionados y has creado expectación y esperanza no puedes marcharte. Esta situación no me gusta, pero cuando has invertido veinte meses de tu tiempo no te puedes marchar.

Me encanta la isla, me encanta el fútbol y Mallorca tiene un gran potencial. Y a pesar de todos estos temas que son muy desagradables, me encanta estar aquí. Es un placer y un privilegio.

¿A dónde quiere llegar Utz Claassen con el Mallorca?

La pregunta tiene que ser: ¿a dónde va a llegar el Mallorca en el mundo del fútbol? Estoy convencido de que el Mallorca tiene un gran potencial, con una afición muy fiel y con una tradición muy larga en el mundo del fútbol. En los últimos 15 años el club ha llegado a jugar en Europa e incluso a ganar una Copa del Rey. Pero el precio que ha pagado para conseguirlo ha sido muy alto, casi morir.

Yo me mantengo en que debemos aprovechar el potencial de Mallorca como isla. Que tiene una reputación muy alta, sobretodo en toda Europa. Y hay que aprovechar esto como merchandising, para conseguir patrocinios y derechos de televisión. Yo estoy convencido de que a excepción de Madrid y Barça, que son marcas globales, el Mallorca tiene un potencial más grande que el resto.

Debemos crear una marca Europea que mantenga su herencia, su tradición y su identidad mallorquina. Como la del Barça, que nació como un club de Barcelona y que se desarrolló como una marca catalana. Después se transformó en española, aunque es catalana pero en el mundo se la conoce como marca española, y derivó en una marca europea hasta convertirse en global. Y al mismo tiempo no hay nada más catalán que el Barça. Lo mismo se puede hacer en Mallorca.

¿Cuándo dice estas cosas se siente comprendido por parte de los medios de comunicación y por parte de la opinión pública?

Debemos diferenciar entre la opinión pública y la publicada. La afición me ha demostrado el positivismo por mis ideas. Los mallorquines a veces se describen como una sociedad un poco cerrada, pero la verdad es que Mallorca es un lugar muy cosmopolita. Los mallorquines es gente muy abierta, muy tolerante y muy simpática con los extranjeros. Y para ellos, lo que cuenta es que el club esté bien gestionado y dé resultados positivos.

Y hoy en día no es tan importante que el gerente de un hotel en España sea alemán o el de Alemania sea español.

En el caso de que yo tuviera la mayoría accionarial del club bermellón, tendría en el Consejo una mayoría de consejeros mallorquines y españoles.

El mundo de los nacionalismos, el mundo donde la pregunta más importante es: ¿de dónde vienes o de qué nacionalidad eres? Ya terminó hace 50 años. Yo aquí no me siento como un extranjero. No he nacido aquí, pero tengo muchos de los valores que tienen los mallorquines. Y mucho respeto por la Isla.

¿Le molesta que el proyecto que presentó sobre un Mallorca de futuro se haya reducido al tema de las cheerleaders y del cementerio junto a Son Moix?

Esto es casi una broma. Nunca un cementerio ha sido parte del proyecto que presenté. Hay un club en Alemania que tiene una capilla y otro un cementerio. Pero esto nunca ha sido parte del proyecto para el Mallorca. Y lo de las cheerleaders es tan sólo una pieza muy pequeña del mosaico, colocada entre muchísimas piezas más grandes. Reducir el proyecto a estos dos temas que son parcialmente falsos, no me gusta. Pero esto es parte de la vida. Porque en el mundo hay gente seria y hay gente que solamente representa intereses personales. Pero estoy convencido de que siempre gana la verdad, a veces tarda un poco, pero siempre gana la verdad.

¿Le parece justo como le han tratado algunos medios de comunicación?

En los medios de comunicación, como en todo el mundo, trabajan personas. Y todos cometemos fallos, nadie hace las cosas siempre bien. Algunas cosas que han dicho sobre mí me han gustado mucho y otras no me han gustado nada. Pero eso también es la vida. Pero yo me abstraigo de todo esto y no me lo tomo como algo personal. Pero como en todo el mundo, a veces hay intereses personales. Pero mi idea es que hay que intentar convencer a los que tienen una opinión diferente a la mía. En un mundo democrático, nunca va a estar de acuerdo contigo el cien por cien de las personas. Pero los medios de comunicación en Mallorca no son ni mejores ni peores que en el resto del mundo.


¿Cómo está su relación con Llorenç Serra Ferrer?

Cuando yo entré en el Mallorca, tuve una impresión muy buena de los señores Cladera y Serra Ferrer. Y por eso mi desilusión ha sido muy grande, cuando me he dado cuenta que desde el primer día me habían mentido sobre el precio de sus acciones. Ellos me invitaron a invertir en el Mallorca. Incluso Serra Ferrer me visitó en mi casa de Hannover y le llevó regalos a mi hija. Por eso cuando me di cuenta de que me habían mentido, mi desilusión fue máxima. Pero a pesar de todo, debo seguir con mis obligaciones como consejero del club. No ha sido fácil ni agradable, pero hay que continuar.

Yo todavía hablo con él de manera profesional. Es más después del último Consejo de Administración, me sorprendió que después de varias semanas sin saludarme, al final me diera la mano de manera muy simpática. Pero todavía es una situación muy complicada.

¿Con Llorenç Serra Ferrer el Mallorca tiene futuro?

Mire, para que el Mallorca tenga futuro necesita instituciones que trabajen bien. No voy a comentar la calidad de las personas de manera individual. El señor Serra Ferrer como Director Deportivo ha hecho cosas muy buenas. Hace dos años redujeron el presupuesto en el área deportiva y sobrevivieron. Lo hicieron con muy buena suerte, pero el resultado es el que es. Por otra parte, la estrategia de centrarse en jugadores mallorquines me ha gustado mucho.

Pero también hay que decir que hemos visto fichajes sorprendentes, sin resultados adecuados y transacciones que desde el aspecto legal y financiero no hemos entendido. Mi crítica ha sido siempre la ausencia de transparencia. Lo que yo percibo y es muy problemático, es que dos personas hacen lo que quieren y en el consejo no hay discusiones, ni decisiones. Hay cosas que no he entendido, como por ejemplo algunos fichajes. Pero no podemos estar de acuerdo en todo. El Mallorca sólo tiene futuro si aumenta la profesionalidad, la transparencia, además de tener más respeto a todos los consejeros y accionistas.


¿Qué nos puede decir de la oferta que le va a hacer en agosto a Llorenç Serra Ferrer por sus acciones y si piensa que la aceptará?

Sólo hablaré de este tema en agosto. Yo no voy a hacer especulaciones sobre su reacción cuando reciba la oferta. Lo que sí puedo decir es que él ha dicho públicamente que es difícil que me venda a mí las acciones, pero no imposible.


¿Qué Serra Ferrer le venda las acciones se puede interpretar como una victoria de Utz Claassen?

Yo nunca he pensado en términos de confrontación o guerra. Y tampoco en términos de victoria o derrota. Es normal que haya opiniones diferentes, pero al final nadie debe salir personalmente destruido. En mi opinión la manera en la que el club ha despedido a Pedro Terrasa no ha sido la correcta. Una institución debe pensar en la manera en la que se despide a una persona. Por eso yo siempre pienso en la manera en que todo el mundo quede con la cabeza alta. Pero ellos, también deberían haber pensado en la manera en que despidieron al ex Director General o al ex Director de Comunicación Jordi Jiménez.

¿Utz Claassen quiere ser máximo accionista o también presidente del Mallorca?

Nunca entré con la intención de ser máximo accionista ni presidente del Real Mallorca. Ya que nunca pude pensar, que los demás al poco tiempo quisieran vender sus acciones. El interés que tienen en vender, me ha servido de impulso para que yo en agosto les presente mi oferta de compra. Hoy ya soy el máximo inversor con mi 20 por ciento, ya que he invertido en el Mallorca 1 millón de euros. Y con una inversión de estas características, yo debería ser el máximo inversor del club. Ya que claramente yo he invertido mucho más, que el señor Serra Ferrer o Jaume Cladera o sus amigos. Ningún club del mundo puede ignorar los intereses de su máximo inversor.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.