Ma Qing Hua el espíritu de China en la F1

Ma Qing Hua se incorporó al programa de jóvenes pilotos de la escudería HRT Formula 1 Team hace apenas tres meses y durante este tiempo ha estado preparándose junto al equipo para el desafío de la Fórmula 1. Finalmente, ayer tuvo la oportunidad de pilotar el F112 en los entrenamientos de jóvenes pilotos que se celebran en Silverstone. Pasó con nota la prueba y no solo fue un gran día para la escudería sino que también lo fue para la Fórmula 1 en general al convertirse en el primer piloto nacido en China en pilotar un Fórmula 1 en un evento oficial.

Ayer te subiste por primera vez al Fórmula 1, cuéntanos cómo fue este primer contacto.
Fue una experiencia fantástica y realmente no puedo expresar bien en palabras todo lo que sentí al subirme al Fórmula 1. Fue muy especial y también muy productivo; una jornada increíble. Todo fue perfecto; las condiciones meteorológicas acompañaron, no llovió y pudimos seguir sin problemas el plan establecido. Fue intenso porque prácticamente no paramos pero eso nos permitió hacer bastantes kilómetros y terminar con un buen tiempo. Mi familia y algunos amigos estuvieron y fue muy especial. El equipo también me arropó mucho y quiero darles las gracias también a ellos por el trabajo realizado.

¿Cuál era el programa de trabajo?
Los días previos a la prueba fueron un no parar y el equipo estuvo totalmente volcado en mí para preparar desde los planes de entrenamiento, el volante, el asiento, las medidas de los pedales… Multitud de detalles que hay que controlar a la perfección de cara al entrenamiento. La noche antes tengo que confesar que me costó un poco dormir porque era un test importante y no quería cometer errores. Pero fue todo muy bien e hicimos prácticamente de todo. Tandas cortas y simulacros de clasificación con los dos tipos de compuestos de neumáticos, tandas largas, simulacros de salidas, de pit stops… Fue una experiencia muy intensa pero productiva.

Y eso sólo en un día…
Sí, ¡todo fue rodado e hicimos casi 500 km! No llovió, no hubo interrupciones en pista ni nada por el estilo que nos hiciera parar, así que pudimos llevar a cabo todo lo que teníamos planeado en un día.

¿Cuál era el objetivo de este entrenamiento en particular?
Principalmente que me adaptara al coche y que fuera ganando confianza en distintas situaciones. No era una cuestión de demostrar nada sino de trabajar juntos e ir mejorando a cada vuelta sin cometer errores.

¿Ha sido tal y como lo esperabas?
Realmente ha sido bastante diferente a lo que esperaba. El F112 es mucho más cómodo de lo que yo creía cuando estás en pista. Puedes llevarlo al máximo y se siente bien, estable. Me sentí muy a gusto con el balance del coche y con el trabajo del equipo, porque creo que nos compenetramos muy bien y el resultado fue óptimo. Fue mucho mejor de lo que esperaba.

¿Qué es lo que te ha sorprendido más? ¿Y lo que menos?
Diría que lo que más me sorprendió fueron las curvas de alta velocidad y lo estable que es el coche. Puede alcanzar tanta velocidad como quieras. Lo que menos, las curvas lentas, porque la sensación es muy parecida a la que puedes tener con otro monoplaza.

Eso en cuanto a comportamiento ¿pero qué tal tú, cómo te adaptaste al coche?
Para mí lo más difícil fue recordar todo el funcionamiento de los sistemas, del volante, cuando estás conduciendo. Y las cosas que requieren de más práctica: la salida, las paradas en boxes, el pullaway (la simulación de arrancada después de una parada en boxes)… Todo esto es complicado de asimilar en un solo día, porque tienes que aprender bien el circuito, el coche, conocer al equipo…. Son muchas cosas al mismo tiempo, pero no estuvo mal para empezar.

Te incorporaste al equipo hace tres meses ¿cómo ha sido este tiempo y en qué habéis estado trabajando?
El programa empezó hace meses con el objetivo de preparar bien estos entrenamientos y luego seguir avanzando. Hicimos pruebas con monoplazas de categorías menores como World Series y GP2, pero también entrenamientos fuera de circuito como preparación física y simulador. He acompañado al equipo a todas las carreras para empaparme del trabajo del día a día y de la experiencia y los consejos tanto del equipo técnico como de mis compañeros Pedro de la Rosa, Narain Karthikeyan y Dani Clos. También he ido a la sede de la Caja Mágica en varias ocasiones para trabajar con los ingenieros y todo eso me permitió afrontar el test desde una mejor posición y ya conociendo a la gente, al coche y las dinámicas.

Desde el principio, el equipo me ha dado todo su apoyo y me he sentido muy arropado y a gusto con todos. Soy afortunado porque, además de aprender cada día de todos ellos, me he integrado muy bien.

Y ahora, ¿cuál es el siguiente paso?
De momento hemos dado este, que era muy importante. Pero también soy consciente de que es tan solo el primero. Tengo claro donde quiero llegar y que todavía me queda mucho por hacer así que el siguiente paso es seguir trabajando y avanzando para estar preparado para las ocasiones que se puedan presentar.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.