La reforma de la Playa de Palma descarta cualquier tipo de expropiación

El teniente de alcalde de Turismo y gerente del Consorcio de la Playa de Palma, Álvaro Gijón ha presentado hoy el avance de planeamiento del Plan de Reforma Integral para la Playa de Palma (PRI) que establece como líneas prioritarias que no se ejecutará ningún tipo de expropiación, la conversión de 75 hectáreas que en el planeamiento anterior estaban catalogadas como urbanizables en rústicas, la mejora de los ejes paisajísticos y facilitar a los hoteleros el cambio de hoteles de tres estrellas en hoteles de cuatro y cinco estrellas. El nuevo documento delimita seis zonas urbanizables tanto en Palma como en el municipio de Llucmajor que generarán cerca de 25 hectáreas de aprovechamiento público.

Álvaro Gijón explicó en rueda de prensa acompañado por el responsable jurídico del consorcio, Francisco Cutzo; el responsable técnico, Tomeu Abad y el coordinador de la empresa que está redactando el documento urbanístico, Esteve Corominas, que este documento “es un avance del planeamiento, un documento general de lo que se pretende hacer en la Playa de Palma y que marcará lo que será el futuro Plan de Reforma Integral de la zona. El documento y su desarrollo posterior fijará las reglas de juego de lo que se podrá y no se podrá hacer en materia urbanística en la Playa de Palma en los próximos años ya que es un documento que marcará y reglará la seguridad jurídica”. Gijón quiso incidir que a este documento, los interesados “podrán presentar hasta el día 30 de septiembre sugerencias al mismo”.

El gerente del Consorcio de la Playa de Palma enumeró las principales características que presenta este avance de planeamiento apuntando que, el nuevo documento mantiene la filosofía de priorizar la recuperación del entorno paisajístico apuntando que “la diferencia con el anterior planeamiento estriba en que actualmente no disponemos de fondos y hay que adaptarse a la realidad por lo que no se contempla ningún tipo de expropiación y todo lo que se ejecute se realizará mediante la colaboración público- privada”.

Álvaro Gijón añadió que el documento prevé la recuperación de 75 hectáreas “que en el anterior documento estaban contenidas como urbanizables no programadas y que ahora pasan a ser rústicas con la idea de preservar una parte importante del entorno paisajístico que tiene mucha conexión con el Pla de Sant Jordi. Hay que añadir, además, que una buena parte de los cerca de 70.000 metros cuadrados que en el anterior documento estaban catalogados como urbanizables cerca de ses Fontanelles pasan a ser rústicos”.

El teniente de alcalde de Turismo y gerente del Consorcio puso especial énfasis en remarcar que el nuevo documento “contempla la existencia de tres zonas urbanizables en Palma y otras tres en Llucmajor” y destacó que no haya crecimiento residencial y sí consolidación de la Playa de Palma como destino turístico. Las zonas urbanizables están situadas en Can Pastilla, zona de ses Fontanelles que vuelve a aparecer como zona comercial aunque, según Álvaro Gijón “toda la zona que envuelve a esta zona comercial debe ser protegida, construida y entregada a la ciudad con la recuperación del humedal” y la zona de las canteras que el PRI la divide en dos. En el término municipal de Llucmajor, se establecen zonas urbanizables en la rotonda de entrada al término municipal, terrenos situados en la zona del parque Aqualand y en Son Verí. Gijón añadió que las actuaciones en estas zonas conllevarán la cesión pública de unas 25 hectáreas donde tampoco se podrá construir.

Álvaro Gijón también explicó que con el avance del planeamiento y más adelante con el avance del PRI, “la filosofía del Consorcio es la de facilitar que los hoteles de 3 estrellas puedan pasar a convertirse en hoteles de 4 estrellas, 4 plus o 5 estrellas”. El edil de Turismo remarcó que “actualmente no existe ningún hotel de 5 estrellas en la Playa de Palma y la idea es que en un futuro pueda existir, al menos, un hotel de esta categoría y para ello se darán facilidades siempre teniendo en cuenta que nunca se aumentará al actual número de plazas existente en la Playa de Palma. La idea es que vayan desapareciendo los hoteles de 1 y 2 estrellas, dando cabida a los de 3, 4 y 5 estrellas”.

El gerente del Consorcio hizo especial hincapié en la recuperación de los ejes perpendiculares a la primera línea de playa como ejes paisajísticos. En este sentido, Álvaro Gijón destacó que “para llevar a cabo este propósito no procederemos a realizar ninguna expropiación sino que lo haremos mediante otras fórmulas como puedan ser eliminando plazas de aparcamientos, aumentando las aceras, mejorando la iluminación e incrementando zonas verdes o arbolado. Las plazas de aparcamiento que se eliminen en la primera línea, se podrán construir en la segunda y como novedad se podrán construir aparcamientos en altura”.

Por último, el documento contempla fuertes controles en cuanto a sostenibilidad de la Playa de Palma y emisiones de CO2 y descarta, por ahora, la construcción del tranvía.

Álvaro Gijón explicó el avance del planeamiento primero a los representantes de la oposición municipal en los ayuntamientos de Palma y Llucmajor y posteriormente a los representantes de la Asociación de Locales, Negocio y Comercios de la Playa de Palma (ALONECO); Asociación de Comerciantes y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (ACOTUR), representantes de la Asociación Hotelera de la Playa de Palma y Plataforma de Vecinos de la Playa de Palma.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.