Desde el PSOE denuncian un repunte del consumo de drogas en Sa Gerreria

El Grupo Municipal Socialista de Palma denuncia un repunte de la drogadicción en el barrio de Sa Gerreria, tras recibir las quejas de vecinos y trabajadores de la zona que han constatado un aumento de la venta y consumo de drogas en el barrio, que se produce tanto de día como de noche.

La imagen de una mujer chutándose en las escaleras de los juzgados pocos minutos antes de la apertura de las oficinas judiciales ha sido captada por los vecinos a plena luz del día y “vienen a confirmar un repunte de una situación que empieza a recordar los peores momentos del barrio antes de su rehabilitación”, lamenta el concejal socialista José Hila, miembro de la junta de distrito centro.

Los socialistas destacan que los motivos que han provocado esta situación apuntan a una ausencia de presencia policial de proximidad y de carácter preventivo en la zona. Así lo denuncia el concejal Antonio Donaire, quien explica que el número de efectivos de la policía local de proximidad se ha reducido en un 50% en el último años y que, además, se han cerrado dos de las cinco comisarías de disctrito: las de centro y ponent. “Los vecinos se quejan de que han dejado de ver al policía de barrio”, apunta el concejal Hila.

“Las soluciones policiales se aplicarán cuando no funcionan otros, pero esta situación demuestra que las soluciones policiales propuestas por el Alcalde Isern tampoco funcionan” lamenta Donaire para quien, la ocupación del espacio público en el barrio se está descontrolando y se ha eliminado la policía de proximidad.

La reducción de efectivos de proximidad afecta a todos los barrios de Palma, y especialmente en el centro de la ciudad, donde está el grueso de la actividad comercial y de la afluencia turística. En el centro de Palma se ha cerrado la oficina de policía de atención al público del centro y se ha reducido el número de policías de proximidad a la mitad lamenta el concejal del PSIB-PSOE.

Además, desde el PSIB-PSOE se recuerda que los vecinos de la calle Ferreria, Porta de Sant Antoni, Plaça del Banc de l’Oli, ya denunciaron un aumento de la prostitución en esta zona en los últimos seis meses. Un fenómeno que en muchas ocasiones va acompañado de otras situaciones como el incremento de la venta y consumo de drogas, que contribuyen a agravar la percepción de inseguridad y degradación del barrio, tal y como constataron en una visita a la zona los concejales socialistas José Hila y Virginia Abraham.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.