Transformarán la Autovía de Llevant en vía urbana entre Manuel Azaña y Medellín

El teniente de alcalde de Infraestructuras y Coordinación Territorial del Ayuntamiento de Palma, Sebastià Sansó y el director insular de Carreteras del Consell, Rafael Gelabert, han presentado hoy el proyecto que ejecutarán conjuntamente el Ayuntamiento de Palma y el Consell de Mallorca para llevar a cabo las obras de reconversión en vía urbana del tramo de la Autovía de Levante (Ma-19) comprendido entre las calles de Manuel Azaña y Medellín.

Esta transformación de una autovía en calle contempla los nuevos usos asociados al Palacio de Congresos pero va mucho más allá, ya que contribuye a minimizar y corregir el efecto barrera que, históricamente sufren las zonas urbanas que rodean la autovía, entre otros El Molinar, Can Pere Antoni, Polígono de Llevant y El Portitxol.

Con esta transformación de la Autovía de Llevant en vía urbana, una parte de la ciudad se acerca al mar y la zona litoral mejora su conexión con la trama urbana.

El proyecto fue aprobado en Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Palma el pasado 31 de julio. El presupuesto total de las obras es de 3.078.691,48 euros (incluido el IVA al 21%).

El calendario de actuaciones prevé que, una vez concluyan los trámites administrativos en curso, las obras comiencen a partir del próximo mes de noviembre de 2012 y puedan concluir seis meses después.

Objetivos del proyecto

• Convertir el tramo de la Autovía objeto del proyecto en una avenida urbana.

• Dignificar la entrada en Palma, con embellecimiento y renovación del espacio.

• Dar permeabilidad transversal a la vía, permitiendo la conexión bidireccional del Polígono de Llevant y el Molinar, evidenciando y potenciando la proximidad del mar en la ciudad.

• Garantizar el flujo transversal de peatones y vehículos, mediante intersecciones reguladas por semáforos y los pasos de peatones proyectados. Todo ello definido para asegurar la completa accesibilidad de peatones y compatibilizar con el tráfico.

• Dotar de escala humana al espacio para el uso peatonal, a estos efectos se da mayor amplitud a las aceras, especialmente a las que serán más transitadas como las del frente del Palacio de Congresos.

• Reducir la velocidad de circulación de los vehículos y consecuentemente el nivel de ruido.

• Mantener la capacidad de la vía, que actualmente viene fijada por la capacidad de la intersección semafórica de la Autovía y Manuel Azaña, coordinando las fases en verde de las intersecciones semafóricas situadas entre la intersección mencionada y la Ma-20.

Para alcanzar los objetivos enunciados se realiza un ajuste de la superficie de la vía que actualmente se destina a tráfico rodado, reduciendo la anchura de los carriles de circulación de 3,50 a 3,00 metros y suprimiendo los arcenes.

El espacio que se gana al tráfico más el disponible en la zona de dominio público, tanto municipal como del Consell, se aprovecha para dotar a la nueva calle de bandas ajardinadas (parterres) más generosos en los dos lados y el centro, en el que se crea una mediana ajardinada de 4 metros de anchura.

En el lado del mar se podrá construir gracias a estos mismos parámetros una acera también de cuatro metros.

Todos los espacios nuevos se dotan de plantaciones, palmeras, palmitos, pinos, cipreses, y chopos, además de arbustos tipo lantana, hibiscus, antorchasis, etc.

El alumbrado se completa y refuerza, dando continuidad a las redes y tipologías ya existentes o previstas en la zona.

El tráfico se ordena mediante semáforos, habilitando movimientos de giro y cruce que aseguran dicha permeabilidad.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.