Fomento investiga tres aterrizajes de emergencia de Ryanair en Valencia y Facua exige transparencia

Ante los aterrizajes de emergencia de tres aviones en Valencia el mismo día por falta de combustible que han trascendido a la opinión pública, FACUA-Consumidores en Acción espera que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) del Ministerio de Fomento actúe con transparencia en su investigación sobre Ryanair.

“Alguien debería recordarle a Ryanair que no transporta ganado, sino personas”, asevera el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, que recuerda que “ni con éste ni con el anterior Gobierno” se han tomado medidas por parte de la AESA ni el Instituto Nacional del Consumo (INC) contra la “larguísima lista de fraudes que comete esta compañía”, como tampoco lo hacen las autoridades autonómicas de protección al consumidor.

“Los aterrizajes de emergencia por no disponer de suficiente combustible van mucho más allá de fraudes económicos o atentados contra la dignidad de los pasajeros. Ahora se trata de su seguridad, y lo que ha ocurrido requiere una investigación y la máxima transparencia al respecto”, advierte Sánchez.

“La política de ahorro de combustible de Ryanair debe ser investigada”, señala el portavoz de FACUA, que se pregunta “qué hubiera pasado si determinadas circunstancias hubieran hecho inviables los aterrizajes de emergencia”.

El periódico Sunday Independient ha informado que el pasado 26 de julio, tres aviones de Ryanair tuvieron que ser autorizados a efectuar aterrizajes de emergencia en el aeropuerto de Valencia tras lanzar avisos por falta de combustible. Habían sido desviados allí desde Madrid-Barajas por la autoridad de Control de Tráfico Aéreo como consecuencia de una tormenta eléctrica que desaconsejaba el aterrizaje en la capital.

El combustible que deben cargar los pilotos de Ryanair para sus viajes está estipulado en un plan de eficiencia presupuestaria de la compañía, del que se ha informado a la tripulación en al menos dos memorándum en los últimos meses. Así, se obliga a los pilotos a repostar la cantidad “mínima necesaria” para cumplir su plan de vuelo, y cualquier exceso debe ser justificado por escrito.

Ryanair por su parte explica que como consecuencia de las fuertes tormentas en Madrid el pasado jueves 26 de julio, los servicios de navegación aérea dieron instrucciones a una serie de aviones (entre los que se incluían 3 aviones de Ryanair) para que se desviasen al aeropuerto de Valencia. Tras sobrevolar Valencia por espacio de 50, 68 y 69 minutos respectivamente, los tres aviones de Ryanair (siguiendo los procedimientos de seguridad establecidos) pidieron autorización para poder aterrizar de manera inmediata dado que habían alcanzado el nivel mínimo de reserva de combustible que permite que cada uno de los aviones pueda operar durante 30 minutos adicionales de vuelo (aproximadamente 480 kilómetros). Todos los aviones aterrizaron con normalidad con niveles mínimos de combustible restantes (aproximadamente 30 minutos de vuelo).

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.