Palma aprueba la privatización de cinco escoletes municipales y el PSOE duda del proceso

El Consejo Rector del Patronato Municipal de Escoletes ha aprobado hoy la propuesta de adjudicación del servicio asistencial y educativo de 0 a 3 años de las escoletes de Ciutat Antiga, Santa Creu, Son Ferriol, Son Fuster y S’Arenal. Esta propuesta será ratificada en la Junta de Gobierno municipal.

Una novedad es que, a petición de la plantilla de la escoleta del Molinar, este centro que era de gestión indirecta, pasa a ser de gestión directa y la escoleta de Ciutat Antiga, que era de gestión directa, pasa a ser de gestión indirecta, con el personal que hasta ahora trabajaba en el Molinar.

La otra novedad es que en la escoleta de S’Arenal se externaliza la gestión del servicio, que será de gestión indirecta.

Gracias a la externalización de la gestión del servicio, el Patronato Municipal de Escoletes podrá ahorrar más de 400.000 euros, que contribuirán a rebajar el déficit de 6,5 millones de euros que tiene el Patronato.

La concejala de Educación, Familia, Igualdad y Mayores del Ayuntamiento de Palma, Ana Ferriol, ha recordado que a pesar de esta difícil coyuntura económica, “el Ayuntamiento ha optado por no aumentar las cuotas que pagan las familias, para que no recaiga sobre ellos esta situación y no empeorar más las dificultades económicas que sufren muchas familias”.

En el Consejo Rector del Patronato Municipal de Escoletes también se ha dado cuenta de la ordenanza de precios, que prevé los mismos descuentos que los contemplados en la ordenanza vigente el curso anterior.

Hay que recordar que en Palma hay un total de 11 escoletes municipales, 3 de gestión directa y el resto de gestión indirecta, que ofrecen 1.044 plazas de servicio asistencial y educativo de 0 a 3 años. Este curso, el Patronato ha podido ofrecer más plazas sin aumentar el coste ni para las familias ni para el Ayuntamiento, con la aplicación del decreto autonómico sobre la ratio en las aulas.

Por otra parte, el Consejo Rector del Patronato Municipal de Escoletes ha aprobado también hoy la propuesta de adjudicación del servicio de Atención a la Diversidad, para dar cobertura a niños con necesidades educativas especiales.

El PSOE duda del proceso

El Grupo Municipal PSIB-PSOE del Ayuntamiento de Palma manifiesta su “rechazo rotundo” a la decisión puramente política del equipo de gobierno del Partido Popular de privatizar las escoletas en Palma y eliminar 37 puestos de trabajo de la plantilla del patronato Municipal de Escuelas Infantiles de Palma

“La gestión del PP en este caso es deplorable: a toda prisa y sin tener el crédito adecuado, suficiente y disponible”, tal como obliga la ley de contratos, lo que pone en duda todo el proceso, ha explicado la regidora socialista Maribel González.

Esta pésima gestión es fruto de las prisas, la improvisación y la extemporaneidad. El equipo de gobierno ha iniciado el proceso a finales de junio, con las consiguientes dificultades y premuras, y forzando la normativa de contratación pública hasta el límite, obligando a la convocatoria de consejos rectores, juntas de gobierno y plenarios municipales durante el mes de agosto y poniendo en riesgo incluso garantizar la culminación de todos ellos.

Con todo esto, lo único que de verdad están consiguiendo es “crear un clima de crispación y conflictividad entre el colectivo de trabajadoras y de inseguridad y desconcierto entre las familias de los alumnos”, ha explicado González. Justo lo contrario de lo que en estos momentos se necesita por parte de una administración como la municipal que he de velar por el bienestar y tranquilidad de la ciudadanía.

“Es una cuestión de prioridades”, ha apuntado González. La excusa de reducir del déficit del Ayuntamiento mediante el ahorro de 400.000 euros en el Patronato “es inaceptable” porque hace recaer una vez más los efectos de la crisis sobre los trabajadores y sobre la educación pública, en este caso de los más pequeños.

“No es cierto que esta reducción se haga porque el Ayuntamiento no tiene dinero”, ha argumentado, ya que hay otras áreas que han demostrado tener suficiente para proyectos que la propia ciudadanía no considera prioritarios, como son los 500.000 euros que querían gastar desde Turismo en 5 aseos públicos o la última propuesta de infraestructuras de ejecutar el Boulevard de delante del palacio de Congresos con un coste de casi 3.000.000 de euros.

Para el Grupo Municipal del PSIB-PSOE de Palma, esta decisión es una cuestión de prioridades y estrategia política, una decisión ideológica que, con la excusa de la crisis, busca seguir desmontando la educación pública.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.