Los mayores intentos de fraude a través de internet se producen por falsas webs de comercio, de bancos y loterías

Los mayores intentos de fraude a través de internet se producen por mensajes de falsas webs de comercio electrónico, de entidades bancarias y loterías, según revela el informe anual que el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) realiza sobre el fraude a través de Internet.

El estudio responde a la 8ª oleada de una investigación basada en la opinión de más de 3.655 hogares internautas y 6.383 auditorías remotas de seguridad a ordenadores domésticos en el último cuatrimestre del año. Con estos resultados, se realiza un análisis de la evolución registrada a lo largo de 2011, comparando asimismo los datos de final de año con los de 2009 y 2010.

Entre las principales conclusiones del Estudio de INTECO se destaca que la incidencia del fraude online con perjuicio económico para el usuario se mantiene en niveles inferiores al 5% a lo largo de los últimos 3 años. No obstante, sí se observa un cambio en los importes defraudados, que tienden a ser cada vez menores.

En cualquier caso, las cantidades defraudadas descienden. En el 93,3% de las ocasiones la cantidad se sitúa por debajo de los 400 euros; esto supone una diferencia de 4,5 puntos porcentuales más que a finales de 2010 (85,1%).

Aunque en la mayoría de los casos no lleguen a consumarse, una parte importante de los internautas españoles, un 58,4%, ha vivido una situación de intento de fraude recientemente, lo que pone de manifiesto la dimensión del fenómeno del fraude online en España.

Los ciberdelincuentes envían comunicaciones o mensajes con tácticas de persuasión que inducen a los usuarios a proporcionar datos sensibles o a realizar una determinada acción. El principal medio para difundir estos mensajes fraudulentos es el correo electrónico, aunque también se utilizan los mensajes y llamadas a través del teléfono móvil. Además, para dar credibilidad a las estafas, los atacantes adoptan diversas “máscaras” simulando ser proveedores de comercio electrónico (42,6%) y bancos (39,1%).

En el tercer cuatrimestre de 2011, los principales modos de engaño utilizados en los mensajes con apariencia sospechosa son falsas web de comercio electrónico y las entidades bancarias (ambas con un 39,8%), seguidas de las loterías (30,8%). Estas fórmulas son las más frecuentes desde 2009, si bien han cedido terreno a favor de otros formatos, como remitentes particulares (31,4%, 7,6 puntos porcentuales más que en 2009) y supuestas redes sociales (26,1%, 4,8 puntos porcentuales de incremento).

Otra vía utilizada es la infección de los equipos por malware. Esta amenaza persiste con el paso de los años, así 1 de cada 3 de los equipos de los hogares españoles aloja malware orientado a la comisión de fraude. En detalle, los porcentajes de infección son levemente superiores a los de 2009 en el caso de los troyanos genéricos e inferiores en el de los troyanos bancarios y el rogueware.

En todo caso, un dato positivo es que la e-confianza de los usuarios en servicios como el comercio electrónico y la banca en línea sigue avanzando, puesto que los usuarios siguen utilizando estos servicios independientemente de haber sido víctimas o no de fraude online. Más de un 70% dicen no modificar sus hábitos de comercio electrónico o banca online.

Desde INTECO se recuerda una vez más que, frente a estas situaciones de fraude, es imprescindible que los ciudadanos adopten hábitos prudentes en la utilización de servicios de banca y comercio electrónicos para garantizar un nivel de protección adecuado.

COMPARTIR

1 Comentario

  1. Siempre es bueno seguir este tipo de recomendaciones como medida cautelar, pero raramente o lastimosamente en este mundo de la informática el atacante esta mejor preparado en conocimiento, que el resto de los usuarios logrando sortear estas sencillas medidas. No soy una persona negativa y agradezco que se tomen su tiempo para ayudarnos mínimamente con nuestra seguridad en el ciberespacio.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.