Ruiz-Mateos llega a los juzgados de Palma diciendo que se muere

El empresario José María Ruiz-Mateos, detenido ayer en su domicilio familiar de Somosaguas por orden de la juez María Pascual, ha sido conducido esta mañana a los juzgados de Palma para declarar como imputado en una causa por estafa, y a su llegada ha dicho a los periodistas: “Me estoy muriendo”.

Ruiz-Mateos ha llegado a las 8.02 horas a los juzgados detenido, pero sin esposar, en un vehículo policial que ha entrado por la rampa trasera de los juzgados, la zona de acceso para el traslado de presos y arrestados.

Ruiz-Mateos ha llegado detenido a los juzgados por no acudir en tres ocasiones a declarar como imputado en una causa judicial abierta por la compraventa de un hotel en Mallorca en la que una juez de Palma investiga la supuesta comisión de delitos de estafa, administración desleal y alzamiento de bienes.

Tras su arresto ayer en Madrid, Ruiz-Mateos fue trasladado a la Jefatura Superior de Policía de Baleares, donde ha pasado la noche hasta su puesta a disposición esta mañana del juzgado de instrucción número 3 de Palma, donde la juez de refuerzo María Pascual tiene previsto tomarle declaración en torno a las 9:00 de la mañana.

Ruiz-Mateos fue detenido la mañana del martes por la policía en su domicilio de Somosaguas en aplicación de una orden de la juez de Palma y tras su paso por la comisaría de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y un centro de salud, donde fue sometido a un reconocimiento, fue trasladado a Palma en avión.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.