Los SmartTV nuevo objetivo de los cibercriminales

Los SmartTV son televisores inteligentes que representan la convergencia tecnológica entre los TV tradicionales y los ordenadores. Son capaces de ofrecer todo tipo de servicios en línea (alquiler de películas, video llamada, compras, apps…) y permitir la interacción del usuario. Lo hacen posible gracias a potentes procesadores y una conexión a Internet. Si los delincuentes lograran infectar estos modernos televisores podrían desde robar todo tipo de datos personales (uno de sus objetivos predilectos), espiar el interior de los salones donde estén instalados, incorporarlos a sus botnets o usar su capacidad de computación para realizar los conocidos como “ataques de fuerza bruta”. Constituyen pues un objetivo potencial capaz de generar un desmedido interés en los ciberdelincuentes.

Los nuevos SmartTV pueden convertirse en el dispositivo perfecto para un nuevo grupo de usuarios, aquellos que no usaban regularmente los ordenadores y no estaban del todo conectados. Esto puede significar que el comportamiento de la comunidad online (o de buena parte) empiece a cambiar radicalmente y las conexiones que se hacían desde el sofá, vía portátil, smartphone o tableta, empiecen a hacerse paulatinamente desde el propio televisor, relegando los dispositivos anteriores a funciones de control o teclado. Desde un punto de vista de negocio, esto se traduce en un potencial enorme para los proveedores de servicios de pago y/o comercio electrónico. Para Ralf Benzmüller, experto en seguridad en G Data Software, será inevitable que los ciberdelincuentes no sientan también la atracción irresistible de este potencial nuevo negocio.

“Las fronteras entre smartphones, ordenadores y televisión cada vez son más borrosas. Se puede ver la TV desde el smartphone y se puede navegar desde la TV. La TV vía Internet ofrece un enorme potencial para las estafas y los ciberdelincuentes tratarán sin duda de explotarlo”, alerta Ralf Benzmüller, experto en seguridad y responsable del laboratorio de G Data. Benzmüller también advierte de las consecuencias impredecibles que supondría introducir con éxito apps infectadas en los mercados que nutrirán a estos TV inteligentes así como lograr infectarlos a través de la mera navegación web (drive-by download). “En el futuro es posible que los televisores domésticos se utilicen para ataques DDoS contra todo tipo de empresas o instalaciones industriales o como herramienta eficaz para el robo de contraseñas. Es muy probable que los cibercriminales estén ya trabajando con los kits de desarrollo que los fabricantes de estos televisores ofrecen libremente a sus socios para la creación de soluciones, apps y servicios complementarios con el objetivo de descubrir vulnerabilidades y “oportunidades de negocio”. Desafortunadamente no tardaremos mucho tiempo en detectar los primeros televisores infectados. Los tiempos los marcará, una vez más, la velocidad de incorporación a los hogares”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.