Soria calcula que este año visitarán España 57,8 millones de turistas

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, calcula que este año visitarán España 57,8 millones de turistas extranjeros, lo que supondría batir el récord del año 2007 e incrementar un 3,7% el dato del año pasado, con lo que el gasto turístico podría superar los 55.000 millones de euros.

Así lo ha avanzado en su comparecencia ante la comisión del ramo en el Congreso, donde Soria ha repasado las medidas adoptadas por su departamento en materia turística desde el pasado mes de noviembre y también ha hecho balance de la temporada estival con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En este sentido, ha indicado que el verano se cerrará con aproximadamente 27,6 millones de turistas internacionales, el 3,9% más que en la misma época del año pasado, que ya fue “espectacular” gracias a la recepción de muchos visitantes que cambiaron de destino por razones como la Primavera Árabe. Sólo en julio visitaron el país 7,7 millones de extranjeros (+4,4%), y desde enero han superado los 32,8 millones (+3,3%).

“De mantenerse la tendencia, es muy posible que podamos cerrar el año con cerca de 57,8 millones de turistas internacionales, lo que supondría un incremento del 3,7% respecto a la buena cifra del año pasado”, ha apostillado el ministro, que no renuncia a “consolidar” esos turistas llegados por “factores externos”.

Así las cosas, Soria ha indicado que el gasto turístico en los primeros siete meses del año se ha incrementado un 6,4% (un 8,9% sólo en el mes de julio) por lo que, de mantenerse esta tendencia y a la luz de las cifras de 2011, “se podrían alcanzar los 55.000 millones de euros, un 6,5% más que el año pasado”.

En cuanto a la balanza de pagos, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio, el turismo registró, entre enero y mayo, un superávit de 9.817 millones de euros, con una cobertura del 73,5% del déficit comercial.

CAE EL TURISMO NACIONAL

Frente a esto, el turismo nacional ha tenido un “peor comportamiento”, con una caída de las reservas del 20% hasta agosto. No obstante, Soria ha alertado de lo engañoso de estas cifras, dado que “han aumentado los desplazamientos internos” pero muchos ciudadanos “no han usado alojamientos hoteleros”. De hecho, entre enero y julio se incrementaron un 5% los turistas nacionales, con un 3% de mejora sólo en julio.

“De ahí el llamamiento para que los españoles conozcamos nuestro país y disfrutemos de la intensa oferta existente dentro de nuestras fronteras”, ha añadido en referencia a sus declaraciones instando a los españoles a quedarse en el país durante el verano. En su segunda intervención ha precisado que, como ministro, su obligación es promocionar el turismo en el país “dentro y fuera de España”.

“Critican lo que dije, pero es como si el ministro de Industria alemán, en vez de sugerir que se compren coches alemanes, dijera que se compren coches coreanos, que son más baratos. Además, imagine lo que me hubieran dicho hoy aquí si, a la pregunta de si los españoles deben hacer turismo en España, hubiera contestado: ‘No, hombre, que hace mucho calor. Que vayan a Laponia este verano'”, ha ironizado Soria.

PLAN NACIONAL DE TURISMO

A renglón seguido, el ministro ha defendido el Plan Nacional de Turismo aprobado en junio y que constituirá la “herramienta fundamental para adaptar y modernizar un sector capital para la economía”, con medidas como las líneas ICO dotadas con 266 millones de euros para “renovar la infraestructura turística”, aumentar su eficiencia y apoyar a los jóvenes emprendedores del sector.

Además, se ha “renovado” el modelo de Turismo Sénior de Segittur para “involucrar más a los municipios” receptores de estos visitantes y a la iniciativa privada; y se ha “desarrollado una política de flexibilidad en materia de visados”, particularmente con mercados emisores de gran crecimiento como Rusia. Soria ha defendido también la subida de tasas aeroportuarias decidida por Fomento para “combatir el fuerte carácter estacional del modelo turístico de algunas comunidades”, con una política “especial” para Baleares y Canarias.

También ha recordado que, aunque “tres de cada cuatro euros de la actividad turística se desarrollan en turismo de sol y playa”, España también cuenta con “una riqueza potente y creciente” de oferta turística rural, cultural, gastronómica, de compras o deportiva. “Están en alza y tienen un potencial de crecimiento ciertamente grande”, ha dicho.

Por último, el titular de Turismo ha puesto de relieve que el Plan Nacional está pactado con todos los actores públicos y privados, de quienes se han incorporado 200 propuestas de mejora; y también es transversal, al tener en cuenta aspectos de otros ministerios como flexibilidad laboral, Ley de Costas o estadísticas.

En la misma línea, se ha puesto en marcha una plataforma de intercambio de iniciativas con las comunidades autónomas y se apuesta de forma decidida por las nuevas tecnologías en la promoción turística, “bajo el paraguas de la Marca España”. Para abundar más en las líneas generales del Plan, Soria ha anunciado que solicitará una nueva comparecencia específica de Turismo en el Congreso.

NI UNA PALABRA DEL IVA

Durante su réplica, el socialista Sebastián Franquis ha reprochado al ministro que, pese a su larga intervención, “no haya dedicado ni una palabra al impacto que la subida del IVA ha tenido en el sector turístico” ni ha entrado en las “consecuencias negativas” de la subida de tasas aeroportuarias.

Además, se ha quejado de la escasez de tiempo para tratar asuntos tan extensos, especialmente en un sector como el turístico, que “hasta hace pocos meses crecía económicamente y creaba empleo, cosa que no ocurre en estos momentos por las medidas del Gobierno”. “Han sido seis meses de mucha desconfianza, desconcierto, engaños e incumplimientos. Y las cifras no pueden esconder las falsedades”, ha añadido.

Por último, ha criticado las palabras de Soria este verano, instando a los españoles a practicar turismo nacional porque fuera “hay muchos mosquitos”, ya que a su juicio reflejan “una visión muy estrecha” del turismo. “Habríamos querido campañas para favorecer el turismo nacional, pero eso es diferente a ocurrencias como ésa. Además, ¿qué diría si los ministros de Francia, Alemania o Reino Unido practican lo que usted dice? ¿Estaríamos teniendo estas cifras de turismo?”, ha concluido Franquis.

MEJORAS CONCRETAS

Carles Pàramo, de CiU, ha recomendado al Gobierno que aplique una “visión transversal” al tema turístico, y ha apuntado la necesidad de mantener líneas de financiación “accesibles y flexibles”, atender a Internet, apoyar a empresarios que trabajan en mercados emergentes, y diseñar un “marco fiscal y laboral que apoye al turismo en temporada baja”.

Además, ha reclamado “reconocimiento” a los municipios turísticos, medios para luchar contra el ‘top manta’ o la prostitución, y más inversión en infraestructuras de transporte. “¿Para cuándo la conexión del AVE con Europa o la participación del sector privado en la gestión de los aeropuertos?”, ha preguntado.

El diputado canario Pedro Quevedo (CC-NC) ha coincidido en que dichas palabras “no benefician en nada” y deberían “evitarse” porque “la mayoría de los españoles veranean ya en España, y además mal, porque no tienen posibilidad de veranear en otro sitio”. Asimismo, ha acusado al ministro de haber “hundido” al sector, como muestran los “deteriorados” datos de paro y actividad, y ha hecho referencia a los problemas particulares de Canarias, donde el 30% del PIB regional depende del turismo.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.