Las rebajas finalizan con tan sólo el 37,5 por ciento del stock vendido

El comercio minorista de Mallorca no ha logrado vender el 62,5 por ciento de los productos en stock con los que inició el periodo de rebajas, según PIMECO.

Así lo indica una encuesta que la patronal ha realizado entre los comercios de la confección, el calzado y los complementos de la isla, y en la que se resalta que la campaña de rebajas que finalizó el pasado 31 agosto ha obtenido por parte de los comerciantes mallorquines una valoración de 4’2 sobre 10, lo que la sitúa como una de las peor calificadas de la década.

En su escrito, PIMECO destaca que el comercio mallorquín afrontó el inicio de las rebajas con un volumen de productos de temporada por comercializar de aproximadamente un 40 por ciento, cifra muy similar a la registrada en 2011 (42 por ciento) y en 2010 (40 por ciento). Dos meses después, el volumen de stock almacenado se estima en un 25 por ciento, habiéndose por tanto vendido un 37,5 por ciento de los productos de temporada de los que se disponía al comienzo de la campaña.

Para la patronal, el volumen de estocaje comercializado demuestra la escasa utilidad que han tenido las rebajas a la hora de liquidar los stocks de temporada, y concuerda con la tendencia negativa que se viene observando desde hace años debido al cambio en el comportamiento de los consumidores y a su disposición de efectuar un menor gasto.

UN DESPLOME EN LAS VENTAS DEL 17%

En términos monetarios, PIMECO cifra en un 17 por ciento la pérdida de volumen de ventas que ha experimentado el comercio mallorquín en comparación a la campaña de rebajas del verano de 2011.

Esta caída en las ventas concuerda con la mala valoración que ha tenido la campaña, ya que un 62 por ciento de los comerciantes cree que le ha ido peor que en 2011, un 29 por ciento sostiene que ha vendido lo mismo, y tan sólo un 9 por ciento cree que este año ha vendido más.

La patronal recuerda que al inicio de las rebajas un 39 por ciento de los comerciantes esperaba vender menos que en 2011, mientras que un 49 consideraba que mantendría sus ventas y un 12 por ciento aspiraba a mejorarlas. Por tanto, PIMECO considera que las rebajas “ni tan siquiera han colmado las bajas expectativas que se habían indicado al inicio de las mismas”.

A la pregunta de si en general la campaña de rebajas había satisfecho sus perspectivas de venta, un 78 por ciento de los encuestados ha afirmado que sus expectativas se han visto defraudadas, frente al 22 por ciento que sí ha vendido lo que tenía previsto.

Por otro lado, un 20 por ciento de los comerciantes para los que las rebajas han incumplido con sus expectativas han achacado la situación a una escasa afluencia de clientes, mientras que el 80 por ciento restante ha culpado a la poca disposición de compra de los mismos.

DESCUENTOS DE HASTA EL 60%

Los comerciantes han aplicado a sus productos un descuento medio del orden del 53 por ciento, lo que supone un incremento de 4 puntos sobre el promedio de la campaña de rebajas del verano de 2011 (49 por ciento).

Los datos desagregados revelan que el sector de la confección inició la campaña con unas rebajas del 30 al 50 por ciento, mientras que los comercios de calzado comenzaron con descuentos situados entre el 15 al 25 por ciento y los negocios de complementos con rebajas del 40 al 50 por ciento. A principios de agosto, el porcentaje de descuento aplicado en el conjunto del comercio mallorquín alcanzó el 60 por ciento, según PIMECO.

Para la patronal, el porcentaje de descuentos que los comerciantes han aplicado a sus productos es especialmente relevante si se tiene en cuenta que antes del inicio de las rebajas un 39 por ciento ya había bajado sus precios en comparación a 2011.

UNAS REBAJAS CLARAMENTE INEFICIENTES

En base a los datos recogidos en su informe, PIMECO sostiene que los resultados económicos de la campaña de rebajas son “claramente ineficientes”, y continúan propiciado la considerable disminución del nivel de rentabilidad neta del negocio que se ha registrado durante todo el ejercicio económico de este año, lo cual pone en peligro la supervivencia de las empresas implantadas y consecuentemente la actual dimensión de la planta comercial.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.