La Policía Nacional de Palma colabora en desarticular una red de explotación sexual que cobraba 50.000 € a cada mujer

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una red que obtenía mediante explotación sexual 50.000 euros de cada mujer a la que introducían ilegalmente en nuestro país. Las víctimas son jóvenes nigerianas captadas en su país con falsas promesas de trabajos dignos bien remunerados. Una vez en España eran obligadas a ejercer la prostitución en la vía pública bajo amenazas y coacciones.

Las investigaciones comenzaron cuando los agentes detectaron la existencia de un grupo organizado de proxenetas que operaba en Barcelona y su provincia. Los investigadores comprobaron que esta organización estaba formada por ciudadanos nigerianos que se dedicaban a la trata de mujeres de nacionalidad nigeriana. También averiguaron que algunos de sus miembros actuaban en Guadalajara y Baleares y que contaban con ramificaciones en Nigeria, Marruecos y Austria.

Un viaje de 50.000 euros

La red investigada captaba a mujeres nigerianas jóvenes en su país de origen, prometiéndoles trabajos bien remunerados en Europa que mejorarían su precario nivel de vida. El objetivo real no era otro que introducir a las víctimas de manera ilegal en el viejo continente para obligarlas a ejercer la prostitución. Para ello, les proveían de la documentación necesaria, previamente falsificada en España, y organizaban el viaje vía Francia hasta nuestro país.

Una vez en España la red de proxenetas informaba a las mujeres de que el trabajo prometido no existía y que habían adquirido con la organización una deuda de 50.000 € en concepto de gastos de viaje y documentación. Para saldarla las obligaban bajo amenazas a ejercer la prostitución en la vía pública.

Después de un amplio dispositivo policial desplegado en varios puntos de la geografía española, los investigadores consiguieron localizar a los miembros de la banda y sus lugares de residencia en las provincias donde las mujeres nigerianas eran obligadas a ejercer de la prostitución. Finalmente fueron arrestadas tres personas en la provincia de Barcelona y un más en Azuqueca de Henares (Guadalajara). Además se practicaron dos registros en los que los agentes se incautaron de documentos contables y de justificantes de ingresos bancarios relacionados con la actividad ilícita.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes pertenecientes a la Brigada Central de Redes de Inmigración (UCRIF-Central), la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Barcelona y de Madrid, la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Palma de Mallorca y la Brigada Local de Extranjería y Documentación de Manresa.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.