El Ayuntamiento ahorrará 500.000 euros en EMAYA

El teniente de alcalde de Medio Ambiente y presidente de EMAYA, Andreu Garau, ha presentado esta mañana el proyecto de Tecnificación implementado en el Área de Medio Ambiente (TAMA) de esta empresa municipal para dotar de una mayor eficacia y ganar en eficiencia en la prestación de los servicios de recogida de residuos y limpieza viaria demandados por la ciudadanía. Garau ha dicho que, pese a encontrarse implantado en un 30%, el ahorro anual estimado gracias a este proyecto en combustible y mantenimiento de los vehículos se estima en 500.000 euros anuales.

Garau ha explicado que EMAYA, que hoy cuenta con una flota de 352 vehículos, 10.419 contenedores y 5.668 papeleras y dispone de una plantilla de casi 900 personas para atender los servicios de limpieza y recogida de residuos, “tiene geoposicionados todos los contenedores y papeleras de la ciudad, es decir sabemos vía satélite en qué punto de la ciudad están ubicados, y tenemos instalados en un 30%, principalmente en los contenedores soterrados, sensores volumétricos para saber qué estado de llenado presentan”.

Geoposicionamiento.- Los diferentes sensores ubicados en los contenedores trasmiten la información al centro de mando, que a su vez lo remite a los vehículos de recogida “lo que nos permite planificar mucho mejor las rutas. Es decir, por una parte existe una recopilación de datos de campo y, por otra, la integración de éstos en un sistema informático de geoposicionamiento por satélite que genera una información que da pie a optimizar muchísimo nuestros recursos”.

Garau ha explicado que el TAMA se gestó a finales de la pasada legislatura, con la adquisición de la tecnología, si bien no fue hasta principios del presente año “cuando comenzó a engranarse la maquinaria de la empresa para poder implementarla y conocer sus beneficios”. En este sentido, ha manifestado que se prevé asumir el 100% de esta tecnificación a lo largo de 2013, siempre en función de la disponibilidad presupuestaria.

Mejoras estructurales.- Garau ha destacado que “el actual 30% nos ha proporcionado una información lo suficientemente relevante para saber que tenemos que seguir por este camino. Estamos aplicando muchísima tecnología en un sector que tradicionalmente era muy manual y aplicando correctamente esta tecnología podemos ser mucho más eficientes y más eficaces. Para ello es necesario abordar toda una serie de cambios estructurales. Una organización en la que se incrementan los recursos tecnológicos pero no se cambia su estructura se convierte en una organización muy cara. Aquí estamos ya en posición de realizar determinados cambios estructurales que posibiliten optimizar estas inversiones tecnológicas. Ello pasaría por incorporar al equipo perfiles complementarios, con una capacidad analítica y de organización importantes, a los que hasta hoy se necesitaban”.

Sobre este aspecto, ha puntualizado que la incorporación de esta tecnología “no tiene como objetivo reducir personal a excepción de aquellos trabajadores que se jubilan o acaban contrato. Lo que se pretende es, con los recursos que ahora tenemos, poder ofrecer un mejor servicio y ganar encompetitividad. Además, toda esta tecnología nos capacita para poder organizar servicios de alto valor añadido de otras organizaciones o compañías. Evidentemente, tenemos mucho por reorganizar dentro de EMAYA, pero es cierto que tenemos potencial suficiente como para poder ofrecer servicios de consultoría como están haciendo otras empresas de nuestro sector de ámbito internacional”

Ahorro y rutas más amplias.- Garau ha revelado que el TAMA “está especialmente avanzado en la red de contenedores soterrados de Palma, que disponen de sensores volumétricos, lo que nos permite saber en tiempo real si el contenedor está vacío o lleno, o su porcentaje de llenado. Eso nos permite planificar mejor las rutas, vinculando el estado de los contenedores a la capacidad que tienen los vehículos de recogida y, en consecuencia, sustituyendo un tradicional modelo de operatividad rígido por uno más flexible, priorizando la recogida de aquellos contenedores que se encuentran por encima del 70% de capacidad. Ello implica un importante ahorro de combustible, recursos humanos y tiempo de trabajo, que nos permite, con los mismos vehículos, poder realizar unas rutas mucho más amplias”. Garau ha cuantificado la previsión de ahorro en combustible y mantenimiento en “más de medio millón de euros anuales”.

Con el TAMA, EMAYA también puede conocer algunas de las necesidades que pueden presentar algunos puntos de la ciudad en materia de limpieza y recogida. “Gracias a los sensores volumétricos podemos saber cuáles son los puntos que requieren una mejora del servicio y atender esa necesidad, bien instalando un nuevo contenedor o bien aumentado la frecuencia de recogida en esa ruta”.

Garau ha recordado que esta apuesta por la tecnificación ya se ha visto reflejada con el desarrollo, por parte del Servei de Tecnologies de la Informació i les Comunicacions de EMAYA, de una aplicación para smartphone, tableta o PC presentada a finales del pasado año y a través de la cual los ciudadanos puede notificar al contact center de EMAYA cualquier incidencia que detecten en la calle. “Si quieren transmitirnos alguna queja, que ésta sea útil y pueda revertir en una mejora del servicio al ciudadano”, ha concluido.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.