Retiran las acusaciones contra Massot por la construcción ilegal de un chalet unifamiliar

La Fiscalía Anticorrupción y la acusación particular en el caso Andratx han retirado este jueves sus acusaciones contra el exalto cargo del Govern y exjefe de Urbanismo del municipio mallorquín, Jaume Massot, en el marco de una pieza centrada en la construcción de un chalet unifamiliar en un terreno protegido donde, legalmente, no se podía levantar ninguna vivienda de nueva planta.

Sí han sido condenados, en el marco de la pieza 33 de la causa, cuyo juicio estaba fijado para este miércoles, a seis meses de cárcel el arquitecto Luis Ros (junto a una multa de 1.440 euros) y el propietario del terreno Sebastián Moner (más 1.080 euros de multa), ambos por un delito contra la ordenación del territorio, tal y como consta en el acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes, al que ha tenido acceso Europa Press.

El acuerdo al que han llegado el Ministerio Público, el Ayuntamiento de Andratx, representado en la causa por los letrados Isabel Fluxà y Josep de Luis, y las defensas, relata cómo, consciente de la imposibilidad legal de construir en el la parcela por estar ubicada en un Área Natural de Especial Interés (Anei), Moner solicitó licencia para reformar una inexistente vivienda en la zona.

Y es que, según el escrito, en el terreno existía una edificación en ruinas que no podía considerarse una vivienda en uso a reformar y ampliar, pese a lo cual acudió a Ros para que elaborase el proyecto básico necesario para solicitar la licencia. Un proyecto en el que, en contra de la Ley, el arquitecto director de las obras simuló que preexistía un inmueble en pleno uso y que los trabajos trataban de reformar esa vivienda.

“Ros tenía pleno conocimiento, por haber visitado la parcela y observado la edificación, que la misma estaba en ruinas y no tenía uso de vivienda”, incide el acuerdo de conformidad, que también asevera que por su experiencia profesional y sus conocimientos en la materia “sabía que era preceptivo que existiera en uso una vivienda”.

Más al contrario, en los planos hizo aparecer como estado actual elementos constructivos inexistentes así como que había una vivienda “en buen estado”. “Todo ello, en absoluto, se correspondía con la realidad”, remacha el acuerdo, que añade que pese a las órdenes de suspensión que posteriormente se emitieron las obras continuaron de tal modo que en 2005 aún no habían concluido.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.