La reforma de la Playa de Palma se nutre de las sugerencias de vecinos, comerciantes y hoteleros

El Ayuntamiento de Palma estudiará incorporar al documento del Plan de Reconversión Integral (PRI) de la Playa de Palma las sugerencias recogidas por el Consorcio de Playa de Palma y que han sido presentadas por la Asociación Hotelera de la zona y la Plataforma de Vecinos y Comerciantes. El Consorcio está a la espera de valorar también aquellas que puedan haberse recibido en cualquier registro público antes de las 14 horas de hoy lunes, fecha en la que expiraba el plazo para presentar las sugerencias. En este sentido, para hoy se esperaban los escritos del grupo municipal socialista y del Colegio de Arquitectos, que habían expresado su voluntad de realizar sus aportaciones al PRI.

Asociación Hotelera de la Playa de Palma.- En concreto, la Asociación Hotelera de la Playa de Palma ha solicitado al Consorcio que se vuelva a estudiar la propuesta de corredores paisajísticos planteada por el equipo de Gobierno ya que, argumentan, “se sitúan sobre zonas verdes públicas y espacios libres privados de los hoteleros”. La Asociación ha planteado como alternativa “transformar un parque rural en parque público con zona deportiva privada y un bulevar de conexión entre las diferentes áreas, situado dentro de la APT de carreteras, que uniría las distintas zonas verdes a partir de Ses Fontanelles”. Por último, solicitan que “se tenga en cuenta el incremento de alturas cuando se trate de transformar o mejorar hoteles de 4 o más estrellas”.

Plataforma de Vecinos y Comerciantes de la Playa de Palma.- Por su parte, las consideraciones realizadas desde la Plataforma al PRI y recogidas por el Consorcio de Playa de Palma afectan principalmente a las zonas de Torre Redona y Ses Fontanelles (Can Pastilla), Ses Cadenes, la calle San Cristóbal de s’Arenal y Son Verí, dentro del término municipal de Llucmajor.

En este sentido, proponen establecer un baremo de compensación en el retorno de la inversión privada, en inversión pública, ya que consideran los núcleos urbanos de S’Arenal como de Can Pastilla como los más dañados. La Plataforma entiende que “al no existir ninguna gran actuación de ámbito privado en estos núcleos, existe el peligro de que no haya ningún retorno de inversión en ellos y se siga degradando el entorno”.

Por otra parte, recomiendan “limitar la altura e impacto de todas las edificaciones contempladas como inversión privada en los principales puntos de afección” antes descritos “primando el interés de conservar una estética arquitectónica mediterránea”.

Desde la Plataforma también se ha propuesto al Consorcio de Playa de Palma la adopción de soluciones para una regeneración de la zona conservando su patrimonio. Ello pasaría por garantizar que la arquitectura del futuro centro comercial en Ses Fontanelles no afecte al entorno de la zona húmeda y, también, por recuperar la finca de Can Isidre ubicada en la zona donde se contempla dicho centro y que la Plataforma propone recuperar y restaurar para su posible conversión en centro de interpretación turística de la zona y la zona húmeda.

Otras sugerencias consisten en recuperar las típicas delimitaciones de pared seca existentes y que presentan estado de abandono, reconvertir la finca de sa Vinya en hotel de agroturismo o centro de equitación, mantener el uso de Can Esquenyat, “la única parcela habitada y conservada al 100%, donde podemos observar las canteras con los cortes típicos de marés”; restaurar la casa de trencadors de Cas Poble con el fin de preservar e informar sobre el origen cantero de la Playa de Palma.

Igualmente, solicitan la recuperación del carácter agrícola de las fincas comprendidas dentro del PRI con el fin de potenciar un turismo diferente, adaptar a los usos turísticos la finca can Boera Sa Trincha y recuperar los 6 molinos de viento existentes reconvirtiéndolos en generadores eólicos, conservando la estética tradicional para utilizar su producción en la iluminación del jardín botánico de Ses Fontanelles o del entorno rural.

Pasos futuros.- Una vez se hayan estudiado todas las sugerencias presentadas, el documento final del PRI será elevado a pleno el próximo mes de octubre. A continuación, será sometido al obligado período de exposición pública mediante la publicación de edicto en el BOIB y a efectos de que, por espacio de 30 días hábiles, puedan presentarse al mismo las alegaciones que se estimen oportunas.

A continuación, el equipo de Gobierno procederá al estudio de las mismas con la voluntad de poder votar la aprobación definitiva del PRI antes de la finalización del mes de febrero de 2013.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.