Los recortes en Dependencia supondrán el despido de 19 profesionales de atención directa

Los representantes de los trabajadores de las residencias Son Güells, Oms y Sant Miquel critican que la amortización de plazas comunicada por la Fundació d’Atenció a la Dependència i Promoció de l’Autonomia Personal supondrá el despido de 19 profesionales de atención directa y, como consecuencia, se verá afectada “gravemente” la calidad asistencial de más de 150 grandes dependientes.

En rueda de prensa, han señalado que las residencias de Sant Miquel i Oms atienden a enfermos de Parkinson y Alzheimer de más de 65 años y la de Son Güells, a discapacitados físicos y psíquicos de entre 18 y 65 años, por lo que los trabajadores de estos centros asistenciales han insistido en que “con el recorte de personal será imposible dar un servicio mínimamente adecuado al usuario”.

En concreto, señalan que las consecuencias de los 19 despidos “se traducirán en menor higiene y salubridad, bajada del control y la vigilancia, y mayor riesgo de lesiones para los usuarios y para los empleados, debido al aumento de la carga de trabajo”. De hecho, aseguran que han aumentado las bajas por accidente laboral “por correr para poder atender con rapidez a los grandes dependientes”.

Asimismo, miembros del Comité de empresa de la Fundació d’Atenció a la Dependència han criticado que los trabajadores han recibido un correo electrónico en el que “se les amenaza con sanciones disciplinarias si se retrasan tres minutos en el horario previsto en el organigrama de tareas”.

“No se trata de correr, sino algo que encuentro más que necesario para este tipo de trabajo, que es la velocidad de trabajo manual”, especifica el e-mail enviado por un mando intermedio de la empresa, según han revelado.

Según señalan, la amortización de las 19 plazas implicará el despido de 11 auxiliares de enfermería, un fisioterapeuta, dos enfermeras y cinco limpiadoras.

Los representantes de los trabajadores rechazan esta medida porque aseguran que “no se han dado las condiciones necesarias” para poder realizar la amortización, ya que “no ha existido un cambio de organización de trabajo, ni adquisición de maquinaria nueva asistencial ni convocatoria de concurso oposición que pueda justificarlo”.

En este sentido, los delegados de los trabajadores sospechan que las amortizaciones anunciadas “no han sido ordenadas desde el Govern sino impuestas por la Gerencia de la Fundació, que busca ponerse medallas por ahorrar costes entre los colectivos más vulnerables de la sociedad”.

Los trabajadores de las residencias de Son Güells, Oms y Sant Miquel volverán a concentrarse este miércoles delante de la residencia de Sant Miquel entre las 10.30 horas y las 11.00 horas para rechazar la amortización de plazas.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.