Condenan a dos años años de cárcel a Jorge Moisés, exgerente del Palma Arena

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a dos años de cárcel al exgerente del Consorcio para la construcción del velódromo Palma Arena, Jorge Moisés, y a uno y medio a la exalto cargo en el último Govern de Jaume Matas, Jane King, en el marco del segundo juicio del caso Palma Arena que se ha saldado con un acuerdo de conformidad entre las partes después de que los dos inculpados hayan reconocido los hechos por los que se les acusaba.

En concreto, la sentencia de conformidad considera a Moisés -para quien inicialmente la Fiscalía solicitaba cuatro años y medio de prisión- autor de un delito de malversación de caudales públicos en concurso con otro de prevaricación administrativa y falsedad en documento mercantil, a raíz de beneficiarse de la concesión de un contrato menor de 12.000 euros públicos por la realización de un estudio sobre accesibilidad del que no existe constancia.

En el caso de King, quien en su día ya admitió su participación en estos hechos, se le considera autora de un delito de malversación y de prevaricación. En lo que se refiere a las circunstancias atenuantes que les han sido aplicadas, sobre Moisés concurre la de reparación del daño producido, tras haber consignado los 12.000 euros que defraudó, la misma que se le ha aplicado a King junto a la de confesión.

Con el acuerdo alcanzado, por el que King se enfrenta a tres años de inhabilitación absoluta y Moisés a cuatro, ninguno de ellos entrará en prisión al no sobrepasar sus penas los dos años de cárcel y no contar con antecedentes penales. Los dos acusados deberán abonar de forma conjunta y solidaria 12.000 euros en favor de la Comunidad Autónoma.

Se trata de la segunda pieza del caso Palma Arena que ha sido enjuiciada, después de que el pasado mes de enero fuese a juicio otro de los 26 flecos en los que se divide esta compleja causa. En esa primera ocasión el expresidente Jaume Matas fue condenado a seis años de prisión por la contratación irregular, con fondos del Govern, del periodista Antonio Alemany, encargado de redactar los discursos de Matas.

El escrito de conformidad, firmado por el fiscal Pedro Horrach, la letrada de la Comunidad Autónoma y los abogados Gaspar Oliver -defensor de Moisés- y Laureano Arquero -letrado de King-, relata las gestiones que se llevaron a cabo desde el Govern después de que Moisés reclamase de forma continua que el Ejecutivo le incrementase el sueldo que ganaba como gerente del Palma Arena por considerarlo insuficiente -2.400 euros mensuales netos-.

CREACIÓN DE UN EXPEDIENTE ‘AD HOC’ PARA CONTRATAR A MOISÉS

Así, King, que ocupaba el cargo de secretaria general técnica de la Conselleria de Relaciones Institucionales, llevó a cabo las gestiones necesarias para favorecer a Moisés en este sentido. Todo ello con el objetivo de que, de forma “arbitraria”, se crease ‘ad hoc’ un expediente de contratación que le permitiera cobrar por un servicio “innecesario e inútil para la Administración” y que “no entrañaba trabajo alguno” para el exgerente.

De esta forma, King ejecutó los trámites e informes necesarios para posibilitar la contratación “fraudulenta” de Moisés por la aparente realización de un estudio sobre accesibilidad y barreras arquitectónicas en las instalaciones deportivas de las islas, expediente por el que el acusado cobró 12.000 euros públicos sin que justificase por ello la realización de trabajo alguno.

La conformidad resalta el hecho de que, para la contratación de Moisés, no existía acuerdo o resolución que justificase el servicio como tampoco se acreditaba la formación o preparación del beneficiario para ello. Es más, apunta a la incompatibilidad del director gerente de un consorcio público -como lo era él ante el órgano creado para la construcción del Palma Arena- para ser a su vez contratista de la Administración.

UN CASO VOLCADO EN LAS ACTIVIDADES DEL INSTITUTO NÓOS

Unos hechos que han centrado la pieza separada número 12 del caso Palma Arena, cuya instrucción por parte del juez José Castro está volcada en la actualidad en la actividad presuntamente irregular llevada a cabo por el Instituto Nóos, presidido entre 2004 y 2006 por el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, y que constituye en concreto la pieza número 25 de esta extensa causa.

En cualquier caso, al margen de las investigaciones sobre Nóos, el fleco cuya tramitación está más avanzada en estos momentos es el referente a la contratación presuntamente irregular de Maite Areal, esposa de Matas, por parte del hotelero Miquel Ramis. De hecho, el magistrado ha conferido esta semana traslado a la Fiscalía a fin de que califique los hechos, supuestamente constitutivos de un delito de cohecho, y pida si así lo considera la apertura de juicio oral.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.