El Aeropuerto de Palma ha presentado internacionalmente sus resultados sobre aterrizajes verdes

El Aeropuerto de Palma ha acogido este jueves un seminario para
presentar internacionalmente ante expertos, compañías aéreas y
organizaciones implicadas los resultados del denominado Proyecto OPTA
(Optimized Profile descenT Approaches) para realizar el mayor número
posible de aterrizajes verdes.

Se trata de las denominadas aproximaciones de descenso continuo o
maniobras CDA, que también se conocen como aterrizajes verdes debido
a que minimizan las emisiones y el consumo de combustible.

El principal objetivo del Proyecto OPTA es permitir un descenso óptimo de
las aeronaves en función de la altitud y de la velocidad, maximizando la
posibilidad de emplear maniobras CDA a corto plazo en entornos con
mayor densidad de tráfico y que, por tanto, puedan ser aplicadas en el
marco de implementación de estos aterrizajes que se ha marcado Aena.

Durante dos años el aeropuerto mallorquín ha sido el escenario operacional seleccionado para el desarrollo del proyecto, a través del cual
se quiere generar una solución que permita maximizar el número de
aterrizajes verdes.

Los procedimientos CDA consisten en maniobras que difieren de las
aproximaciones convencionales, al hacer que las aeronaves
permanezcan a mayor altitud durante más tiempo y desciendan de forma
continua, evitando los segmentos escalonados de vuelo habituales que se
producen durante un aterrizaje convencional.

A través de este tipo de aproximaciones, las aeronaves emplean un
menor empuje de los motores, lo que minimiza la emisión de gases
contaminantes (CO2 y NOX) y el consumo de combustible, así como
reduce la huella sonora del avión en las fases de la aproximación
cercanas a los aeropuertos.

Aena ha trazado un plan de implementación de aterrizajes verdes, cuya
primera fase se llevó a cabo en 2010, a través de la implementación de
aproximaciones en descenso continuo durante periodo nocturno en
aquellos aeropuertos que operan 24 horas.

Sin embargo, la puesta en marcha de una segunda fase, que extiende el
uso habitual de este tipo de maniobras a otros periodos del día y con
mayor tráfico, requiere de nuevos desarrollos que permitan la realización
de procedimientos CDA en situaciones de densidad media de tráfico,
garantizando que no se causa impacto sobre la capacidad (no se
disminuye el número de aeronaves/hora que se pueden gestionar) ni
sobre los niveles de seguridad operacional. Para el desarrollo de esta
segunda fase se optó por el Aeropuerto de Palma de Mallorca como
escenario.

PARTICIPACIÓN DE TODO EL SECTOR

El Proyecto OPTA ha contado con la participación de CRIDA (Centro de
referencia de Investigación Desarrollo e Innovación de Navegación
Aérea), de la empresa pública de ingeniería INECO y de las compañías
Boeing y Air Europa, además de la propia Aena.

Asimismo, el Proyecto está alineado con el programa SESAR (Single
European Sky ATM Research), la investigación para el Cielo Único
Europeo que acoge diferentes iniciativas para la mejora del sistema de
gestión del tráfico aéreo en Europa.

RESULTADOS EXTRAPOLABLES

Las conclusiones presentadas, en las que se ha contado con la
participación, entre otros, de controladores aéreos, pilotos, compañías
aéreas, expertos nacionales e internacionales, son fácilmente
extrapolables a otros aeropuertos.

El proyecto OPTA permitirá definir un concepto operacional que, sin
conllevar un impacto sobre la seguridad operacional, ni la capacidad, ni
requerir de desarrollos tecnológicos específicos, permita un descenso
óptimo de las aeronaves en los aeropuertos de Aena.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.