El 49,6% de los ordenadores domésticos en España alojan malware

El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) publica el Informe correspondiente al 1er cuatrimestre de 2012 del “Estudio sobre la seguridad de la información y la e-confianza de los hogares españoles”, en el que se explica que a pesar de un repunte coyuntural del malware, la e-confianza aumenta: un 92,2% de los usuarios confía en Internet.

Como resultado de las auditorías de seguridad realizadas se ha detectado que el 49,6% de los ordenadores de los hogares en España alojan malware (abril 2012). Este indicador es superior al señalado en el cuatrimestre anterior: 45,2% (dic. 2011), rompiéndose la tendencia de descenso continuado que se estaba manteniendo desde hace ya varios años. Del análisis realizado por el Observatorio de la Seguridad de la Información de INTECO se desprende que, en buena medida, dicho aumento se debe a la propagación del llamado “Virus de la Policía”.

Este tipo de malware, del que precisamente INTECO-CERT y la OSI alertaron sobre su circulación en Internet en los primeros meses del año, evidenció que los esquemas de seguridad clásicos (basados exclusivamente en las herramientas) están siendo superados por los atacantes, siendo necesaria una mayor participación activa por parte de los usuarios, y por tanto, reforzar la alerta temprana y la formación y sensibilización a los usuarios.

Los programas antivirus continúan siendo la protección más utilizada (90,7%), a pesar de poder apreciarse una leve pero constante erosión en sus porcentajes de uso. A su vez, el 85,4% de quienes utilizan esta herramienta la mantienen actualizada para así aplicar las soluciones a los últimos tipos de malware detectados. También destacan el uso de contraseñas y cortafuegos y la actualización del sistema operativo. En cuanto a las razones por las que no se usan estas herramientas y medidas, el desconocimiento es la principal causa.

Respecto a los hábitos de uso que podrían ayudar a mantener altos niveles de seguridad en Internet, destaca el análisis de todos los archivos que se descarguen durante la navegación, puesto en práctica por tres de cada cuatro usuarios y habiendo aumentado su adopción 12 puntos porcentuales en el último año.

Frente al ligero descenso en la adopción y uso de medidas y herramientas de seguridad, la asunción de hábitos prudentes en el uso de Internet y sus diferentes servicios presenta un crecimiento constante. Este crecimiento se aprecia especialmente en la adopción de buenos hábitos concernientes a la banca online y al comercio electrónico donde tan solo el uso de tarjetas monedero o prepago es adoptado por menos de la mitad de los usuarios.

La adopción de hábitos seguros por parte de los usuarios también se refleja en la configuración de la privacidad que éstos aplican en sus perfiles en las redes sociales, donde la restricción del acceso a la información continúa creciendo, siendo tan solo un 8% los usuarios que permiten que toda su información sea accesible para cualquier persona, mientras que más de la mitad (54,5%) solo permite acceder a la misma a sus contactos directos o incluso en un 16,3% de los casos a únicamente algunos de ellos.

Especial atención merecen los hogares en los que viven menores que se conectan a Internet, dedicándose un capítulo en exclusivas a su análisis. Este tipo de hogares alcanzan los 869 dentro de la muestra del estudio.

Los padres y madres consultados señalan diferentes medidas de seguridad respecto a los menores, siendo prácticamente universales la prohibición de realizar compras sin un adulto que le acompañe (95,2%) y la información sobre los riesgos de aportar datos personales y sobre las amenazas existentes en Internet (91,9% y 91,8% respectivamente).

Respecto a los incidentes en los que se han visto implicados los menores, uno de cada diez padres afirma que el menor ha accedido a contenidos de carácter sexual, siendo el incidente más habitual.

Incidentes de seguridad en los hogares.

El incidente de seguridad más declarado por los internautas continúa siendo la recepción de spam o correo no deseado (68%), mientras que los problemas relacionados con virus informáticos y otros tipos de malware son declarados por el 20,1% usuarios.

Más allá de las incidencias percibidas, en contraste, los datos reales obtenidos de las auditorías de los equipos domésticos apuntan un mayor porcentaje de tal modo que la mitad de los equipos analizados alojaban algún tipo de malware.

En cualquier caso, tanto los datos obtenidos de los escaneos de los equipos como las propias declaraciones de los internautas encuestados, muestran un ligero aumento (de cuatro puntos porcentuales en ambos indicadores) de la incidencia del malware, rompiendo con la, hasta ahora, constante tendencia en la reducción de los niveles de infección.

Como se ha mencionado con anterioridad, este repunte es explicado esencialmente por el conocido como “virus de la policía” y su gran nivel de propagación a finales de 2011 y principios de 2012. Así, se observa cómo por primera vez el adware (malware publicitario) es relegado a la tercera posición en cuanto a la propagación, en beneficio de la categoría genérica “otros”, precisamente la categoría en la que se engloba el “virus de la policía”.

Respecto a las reacciones de los usuarios ante estos problemas, la más habitual es el cambio de contraseñas, seguido de la actualización de las herramientas de seguridad. Entre estas reacciones cabe destacar que el abandono de servicios online como la banca o el comercio electrónico son los menos habituales. De este modo, se comprueba que los usuarios tratan de mantener sus hábitos en Internet al tiempo que ponen en marcha las precauciones necesarias para no tener problemas en el futuro.

La e-confianza de los hogares españoles y el papel de la Administración.

A pesar del repunte mostrado por el malware, la confianza en Internet de los hogares españoles no se hay visto mermada. Así, el 55% de los encuestados afirma confiar bastante o mucho en Internet. Además, el porcentaje de usuarios que considera que su ordenador está razonablemente protegido se mantiene en los mismos niveles que en el cuatrimestre anterior (en torno al 80%).

Respecto al papel de los poderes públicos, la gran mayoría de los ciudadanos (82,2%) considera que la Administración debe implicarse más en la seguridad de Internet, siendo el desarrollo de herramientas gratuitas la medida más demandada (29,7%), seguida de la vigilancia de Internet (18,3%).

COMPARTIR

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.