Esquerra Unida denuncia que más de 2.500 familias de Baleares han perdido su casa en 2012

Más de 2.500 familias de Baleares han perdido su casa a lo largo de este año a consecuencia de desahucios judiciales, promovidos por entidades financieras cuando las familias no han podido hacer frente al pago de las hipotecas, según ha informado Esquerra Unida.

En un comunicado, EU ha señalado que esta cifra refleja que este problema está aumentando de forma que cada vez afecta a más familias, de diferentes sectores sociales.

“El drama de perder la vivienda además de los ahorros y las cantidades aportadas en el pago de una parte de las hipotecas, es una consecuencia de la gravísima crisis económica que cada día trae a la miseria a más ciudadanos”, ha lamentado el partido, que ha añadido que esta crisis ha sido creada, según dicen, por “las mismas empresas financieras, que concedían créditos sin ningún control” y que, además, ahora están recibiendo “cantidades ingentes de recursos públicos para su refinanciación”.

Por ello, EU ha considerado que la actitud de estas entidades y la de las autoridades económicas es de “una inmoralidad absoluta”. En este sentido, ha opinado que “no se puede permitir ni un día más que se traslade el problema de la mala gestión bancaria sobre los ciudadanos”, mientras que los dirigentes de las entidades bancarias cobran “indemnizaciones millonarias”.

Así, EU ha reclamado el establecimiento inmediato de una moratoria sobre los desahucios y la implantación de la dación en pago para quienes no puedan hacer frente a las hipotecas. Asimismo ha exigido una política pública que favorezca el acceso a la vivienda y la implantación de alquileres sociales, a partir del stock de viviendas hipotecadas por las entidades intervenidas con recursos públicos.

“No se puede permitir ni un día más la insensibilidad pública ante este auténtico drama social”, ha remarcado EU, que ha recordado su apoyo a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas y a todos aquellos que luchan contra los desahucios.

Además, ha considerado que el debate parlamentario de la Iniciativa Legislativa Popular, que está recogiendo miles de firmas, es una buena oportunidad para que el poder legislativo “afronte la situación y dé una respuesta a esta pedida ciudadana. De no hacerlo así, seguiría aumentando el peligroso descrédito de la política, que se muestra incapaz d’atender las problemáticas ciudadanas”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.