El PSOE acusa al PP de fomentar una Ley de Residuos que tendrá graves consecuencias para Baleares

El Grupo Parlamentario Popular ha dado hoy un paso más para autorizar la importación de residuos de otros países europeos para ser incinerados en Mallorca, con la aprobación del dictamen del Proyecto de Ley de medidas urgentes para la activación económica en materia de industria y energía y otras actividades.

“Sin ningún informe ambiental, garantía jurídica y nula transparencia, el PP quiere aprobar una Ley de Residuos que tendrá graves consecuencias para las Islas Baleares”, criticó el diputado socialista Cosme Bonet. Durante el debate en la Comisión de Economía, Bonet ha criticado “el cambio radical” en la política de residuos en Mallorca, que supondrá esta norma. Pasaremos de incentivar el reciclaje y la reutilización a animar a la gente a quemar más para poder así amortizar los hornos de la concesionaria.

Este proyecto de ley va totalmente en contra de la estrategia de gestión de residuos de la Unión Europea y modifica, de facto, el Plan director de residuos del Consell de Mallorca. “Lo hacen por la puerta de atrás, con una enmienda que no permite ni exposición pública, ni informes, ni participación ciudadana”, les ha recriminado.

Al final “el único motivo que da el PP para importar residuos es que no subirán la tasa de basuras. “Eso es mentira”, dijo el diputado socialista, ya que se está preparando una subida por diferentes tramos. “El PP miente a los ciudadanos y ha mentido incluso a sus alcaldes. Prometieron que eliminarían la tasa por la fracción orgánica, y hoy lo han aprobado “, explicó Bonet.

La arbitrariedad como norma

El PP ha aprovechado esta ley para incluir “toda una serie de temas puntuales y parciales” que nada tienen que ver con la reactivación económica, criticó el diputado Marc Pons. El menorquín ha criticado duramente “la arbitrariedad” de la norma que, en múltiples ocasiones, deja a criterio del conseller de turno o incluso de un director general, la decisión de autorizar o no determinadas actividades.

Entre otros, la norma permite autorizar instalaciones de energías renovables en suelo rústico, sin autorización del ayuntamiento afectado. También permitirá la apertura de nuevos pozos y la sobreexplotación de los acuíferos existentes en Baleares, a pesar de las reticencias existentes por el peligro que supone para la salud la acumulación de ciertos minerales en el agua cuando se sobreeexplota.

En varias ocasiones, durante la Comisión, el PP ha acusado a la oposición de estar demasiado preocupada, diciendo que el Govern pondrá cordura en la aplicación. Pons ha lamentado que lo vean así, pero “alguien tiene que defender el interés general” ante las posibles barbaridades que la Ley, previsiblemente, autorizará.

Finalmente, los socialistas consideran que esta norma traerá problemas en el futuro, ya que invade competencias de otras instituciones, principalmente los Consejos Insulares y que contraviene la Ley de Ordenación del Territorio

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.