Mesquida dimitió por el veto del PP a su equipo

El exconseller de Salud, Familia y Bienestar Social Antoni Mesquida ha aclarado que ha dimitido, después de que el PP le dijera que ciertas personas que había elegido “no deberían estar” en su equipo, dado que no los veían “con buenos ojos”, al pensar que “había personas de este partido que debían ocupar esos puestos”.

En una entrevista concedida a IB3 Radio, un día después de que presentara su dimisión “irrevocable” al presidente del Govern, José Ramón Bauzá, Mesquida ha insistido en que ha tenido “problemas” para configurar su equipo, después de que negociara con algunas personas que él quería que se incorporasen a la Conselleria y que no pudieron formar parte de la misma, después de que el partido que sustenta el Govern le dijeran que “no era posible”.

“Un proyecto que se va abajo por tres personas”, ha lamentado Mesquida, quien ha remarcado que lo único que ha querido es tener un equipo de gente que fuera “capaz de tirar adelante” la Conselleria de Salud “y yo sentirme cómodo”.

En este sentido, ha señalado que cuando llegó a la Conselleria, su entorno era “agresivo y negativo”, razón por la cual propuso su propio equipo, dado que, a su juicio, “no podía ser” que ocurriera como con la exconsellera de Salud Carmen Castro, quien “se quedó allí sola y tenía un director general que decía una cosa y había que desmentirla”.

“Quería un equipo compacto en el que las cosas se hablaran”, ha manifestado, al tiempo que ha señalado que una persona de su equipo también quiso formar su propio equipo, algo a lo que él no se opuso.

Por otro lado, ha negado que su dimisión se deba a los Presupuestos para el 2013, que, a pesar de ser “difíciles”, ha indicado que salió “relativamente contento, aunque no pegando botes”, tras la reunión que mantuvo el pasado lunes con la Vicepresidencia Económica para abordar las cuentas de la Conselleria para el próximo ejercicio.

En este sentido, ha aseverado que él tenía “asumidas” las “restricciones” que se iban a aplicar a la Conselleria y que iban a afectar a las personas, si bien ha admitido que “no es fácil gestionar en crisis”.

Por otro lado, ha negado que haya intentado “desestabilizar” la Conselleria de Salud, al tiempo que ha considerado que personas que han trabajado con Governs de otro color político y que tienen otras ideas e ideologías sí que pueden trabajar en puestos de responsabilidad en el actual Ejecutivo “sin son buenas”. Así, ha reconocido que le gustaría que en estos momentos “difíciles”, todos los partidos fueran “todos juntos”.

NO EXISTE UNA “MALA RELACIÓN” CON BAUZÁ

Mesquida ha negado que se ha haya generado una “mala relación” con Bauzá, quien tras conocer su dimisión, según ha dicho, le dio un abrazo y le dijo que tenía un “amigo” y que le llamara para decirle lo que pensara sobre las decisiones que adoptara el Govern en materia sanitaria. “Bauzá es una persona que tuvo una confianza en mí y yo lo respetaré, pero seguro que no he llegado a sus expectativas”, ha estimado.

Tras asegurar que será “imprescindible” que el próximo conseller de Salud tenga libertad para conformar a su equipo, ha considerado que el actual director general de Gestión Económica y Farmacia, Martí Sansaloni, le parecería un “buen” conseller, dado que es una persona “inteligente y con mucha capacidad”.

No obstante, ha manifestado que no tiene sospechas de quién puede ser su sustituto, al tiempo que ha afirmado que aún está reflexionando sobre su futuro, si bien ha revelado que su mujer ya le ha propuesto que vaya un mes a trabajar a Perú con una organización humanitaria.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.