La periodista María Ferrer recibe el reconocimiento a su “magnífico ejemplo de transparencia” en el TSJIB

La responsable de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB), María Ferrer, ha recibido este martes en Madrid el premio ‘Puñetas Periféricas’, otorgado por la Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (Acijur), mediante el cual se reconoce su “magnífico ejemplo de transparencia y colaboración institucional con los medios de comunicación, facilitando la labor de los mismos” en la cobertura de informaciones como las relacionadas con el ‘caso Nóos’.

El premio a María Ferrer fue entregado por Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, (FAPE), quien señaló que el oficio de periodista “atraviesa la peor etapa de su historia” y que “faltan editores adecuados a los nuevos tiempos”.

Por su parte, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha manifestado que la Audiencia Nacional “no va a desaparecer”, aunque tendrá que adaptarse a la “nueva realidad”, tras la entrega a la Sala de lo Penal y a la Fiscalía de este órgano del Premio Puñetas de Plata que concede

El ministro formó parte, junto con el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce; y el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner, de las personalidades encargadas de entregar los citados premios Puñetas en sus modalidades de Oro, Plata y Bronce.

El Puñetas de Oro fue concedido al presidente de la Sala de lo Civil del Supremo, Juan Antonio Xiol; mientras que el de Bronce fue recogido por el jurista y ex presidente del Tribunal Constitucional Manuel Jiménez de Parga.

Durante su intervención, Ruiz-Gallardón calificó de “absolutamente merecido” el premio concedido a los jueces, fiscales y funcionarios de la Audiencia Nacional, de quienes alabó su “encomiable labor”. Añadió que este trabajo se seguirá realizando porque el Estado de Derecho “sigue exigiendo responsabilidades” en clara alusión a la finalización del terrorismo de ETA.

En este sentido, ha indicado que la Audiencia Nacional “no va a desaparecer” aunque habrá que adaptar sus funciones “a la nueva realidad”, y que ello conllevará una “apuesta ambiciosa por el futuro”.

Con ello respaldaba lo dicho momentos antes por el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia, Fernando Grande-Marlaska, quien señaló que plantear la desaparición de este órgano “supondría echar por tierra una gran labor de años para constituir el único tribunal europeo que maneja todas las coordenadas en materia de cooperación jurídica internacional”.

“Sin perjuicio de la profesionalidad y capacidad del conjunto de órganos judiciales españoles”, ha continuado Grande-Markaska, “la desaparición de la Audiencia Nacional supondría también un balón de oxígeno para los grandes delincuentes que actúan en nuestro país”.

El fiscal coordinador en materia de Terrorismo, Vicente González-Mota, ha expresado su “alegría” por este premio y ha incidido en que respecto de los presuntos miembros de organizaciones terroristas que llegan a la Audiencia ellos no hablan de “derrota” sino de “puesta a disposición de la justicia”, pues su responsabilidad no acaba con lo “algunos” dan en llamar “fin de un conflicto”.

Las Puñetas de Plata han sido otorgadas genéricamente a la Sala de lo Penal y la Fiscalía de la Audiencia Nacional, órganos a los que se quiere reconocer la “trascendental” labor que ambas instituciones han jugado “en defensa del Estado y de los ciudadanos frente al terrorismo”.

Respecto de Xiol Ríos, el jurado ha premiado su “consolidada jurisprudencia en materia de derecho al honor y libertad de expresión” y por haberse constituido en un “claro exponente de una acertada política de transparencia institucional, facilitando la labor de los periodistas que cubren la información del Tribunal Supremo”.

Xiol destacó la importancia que para la Justicia tiene el mundo de la comunicación y ha destacado el interés que tienen los jueces “en influir en la sociedad, especialmente en unos momentos tan difíciles” como los actuales.

El premio Puñetas de Bronce, por su parte, ha sido concedido al profesor Manuel Jiménez de Parga, ex presidente del Tribunal Constitucional, de quien se destaca su “brillante trayectoria profesional, en la que ha abarcado los más diversos ámbitos jurídicos, desde la cátedra a la abogacía, ejerciendo máximas responsabilidades en instituciones esenciales en el Estado de Derecho”.

Jiménez de Parga, a quien hizo entrega de su galardón el fiscal general del Estado, ha agradecido el premio y ha destacado el hecho de que durante su etapa universitaria tuvo como alumnos aventajados a Xiol y a Ruiz-Gallardón, quienes fueron premio extraordinario en la Universidad de Derecho.

Finalmente, el premio ‘Vete a hacer puñetas’ ha sido concedido a “la falta de compatibilidad informática en la Administración de Justicia”, que, según la asociación, “hace imposibles las conexiones entre órganos judiciales de distintas comunidades autónomas”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.