Baleares se sitúa a la cola de los Indicadores de Innovación Regional en Europa

La innovación es un elemento clave para el crecimiento económico y el empleo. El Cuadro de Indicadores de la Innovación Regional 2012, publicado hoy, ofrece una evaluación comparativa de cuál es el nivel de innovación de las regiones europeas. El informe cubre las 190 regiones de la Unión Europea, Croacia, Noruega y Suiza. El Cuadro de Indicadores de Innovación Regional se basa en la metodología del Cuadro de Indicadores de la Unión por la Innovación Europea.

El Cuadro de Indicadores de Innovación Regional 2012 clasifica las regiones europeas en cuatro grupos en función del nivel de innovación, de manera análoga a los indicadores de la Unión por la Innovación: hay 41 regiones en el primer grupo, el de los “líderes de la innovación”; 58 regiones pertenecen al segundo grupo, el de los” seguidores de la innovación”, 39 regiones son” innovadores moderados”, y 52 más forman el cuarto grupo, el de los” innovadores modestos”. Cada uno de estos grupos está subdividido en alto, medio y bajo.

A nivel de la UE, España se sitúa como “innovador moderado”. En su seno, destacan Aragón, Cataluña, Madrid, Navarra y el País Vasco, como “seguidores de la innovación”. Cataluña se posiciona como “innovador moderado medio” (por detrás de Madrid, Navarra y País Vasco, que son “innovadores moderados altos”. Las Islas Baleares, en cambio, cierran la lista del Estado, catalogadas como región “innovadora modesta media”.

La diversidad en el nivel de innovación es mayor a nivel regional que a nivel estatal

Los resultados muestran que hay una diversidad considerable en cuanto a los resultados regionales de innovación, no sólo a nivel europeo sino también dentro de cada uno de los Estados miembros. La mayoría de los países europeos presentan regiones con niveles dispares de rendimiento de la innovación. Los ejemplos más notorios son Francia y Portugal: en ambos países, el desarrollo de las regiones (incluidos los territorios de ultramar) oscila entre el nivel “líderes de la innovación” y el de “innovadores moderados”. Otros países con una gran diferencia de niveles son la República Checa, Finlandia, Italia, Países Bajos, Noruega, España, Suecia y el Reino Unido: todos tienen una región en un mínimo de tres grupos diferentes de niveles de innovación. Los países más homogéneos son los “innovadores moderados” como Grecia, Hungría, Polonia y Eslovaquia, donde todas las regiones menos una son también innovadores moderados. La situación es similar en Rumania y Bulgaria, donde la mayoría o incluso todas las regiones son “innovadores moderados”.

Las regiones más innovadoras

Normalmente, encontramos las regiones más innovadoras de la UE a los países más innovadores como Suecia, Dinamarca, Alemania y Finlandia. En Alemania, 12 de las 16 regiones son “líderes en innovación”. En Finlandia, 3 de las 5 regiones y, en Suecia, 5 de las 8 regiones son “líderes en innovación”. Sólo en Dinamarca, la mayoría de las regiones son “seguidores de la innovación”, y 2 de las 5 regiones son “líderes en innovación”, incluidas la región-capital de Copenhague y Midtjylland. La diversidad en el nivel de innovación regional es muy baja en Suiza, que según el Cuadro de Indicadores 2011 de la Unión por la Innovación supera todos los Estados miembros de la UE: todas las regiones de Suiza, excepto una, son “líderes en innovación”.

Fortalezas y debilidades en innovación

Las regiones analizadas muestran diversas fortalezas y debilidades en sus niveles de innovación. Como en el caso de los “líderes de innovación” y de los “seguidores de innovación” a nivel estatal, la mayoría de los “líderes” y “seguidores de innovación” regionales tienen un sistema de innovación equilibrado, lo que significa que tienen una puntuación alta en varios indicadores, como en la inversión pública y privada en I + D, en la actividad innovadora de las PYME, en la colaboración de los sectores público y privado en investigación e innovación, en el desarrollo de innovaciones tecnológicas y no tecnológicas, en el número de patentes, así como en la comercialización de productos innovadores y en el nivel de empleo en servicios de manufactura de alta tecnología e intensivos en conocimiento. Las regiones con un nivel de innovación “moderado” o “modesto” tienen una estructura de innovación menos equilibrada. En particular, sufren de una actividad innovadora relativamente baja en las PYME y un nivel muy bajo de gasto privado en I + D. Además, en estas regiones, la colaboración en innovación entre las empresas y entre las empresas y las instituciones públicas es muy inferior a la media europea. El resultado es un número relativamente bajo de patentes y productos de innovación tecnológica y no tecnológica en las regiones de innovación “moderada” y “modesta”.

Las regiones-capital suelen ser un líder nacional, sobre todo en los países menos adelantados en innovación

En casi todos los países analizados, las regiones-capital son los líderes nacionales de innovación. En algunos Estados miembros, las regiones-capital tienen un papel especialmente destacado hasta el punto de que superan la media estatal en dos niveles enteros de innovación. Este es el caso de la República Checa y Portugal, ambos, “innovadores moderados”, donde las respectivas regiones-capital, Praga y Lisboa, son “líderes de innovación”.

En los países identificados como “innovadores moderados” al Cuadro de Indicadores 2011 de la Unión por la Innovación, las regiones más innovadoras suelen ser las regiones-capital, así: Praga, en la República Checa, Ática, en Grecia; Bratislavský kraj, a Eslovaquia; Közép-Magyarország (región-capital), en Hungría; Mazowieckie (Varsovia), en Polonia, y Lisboa, en Portugal. Del mismo modo, en Rumania (un “innovador modesto”), la región Bucuresti-Ilfov es mucho más innovadora que cualquier otra región rumana. Este no es el caso de los países líderes en innovación, donde la excelencia en la innovación se distribuye más equitativamente en su seno.

El nivel de innovación en las regiones es relativamente estable pero emergen algunos líderes

Desde 2007, los niveles regionales son relativamente estables. La mayoría de las regiones europeas parece mantener su potencial y su actividad de innovación. Sin embargo, hay una clara tendencia ascendente. El número de “líderes en innovación” aumentó en siete regiones entre el 2007 y el 2011. Cuatro regiones han pasado de innovadores “moderados” o “modestos” en la categoría de “seguidores de la innovación”. Ocho regiones han mejorado repetidamente sus resultados en innovación en los tres Cuadros de Innovación realizados hasta ahora (2007, 2009, 2012): la alemana Niedersachsen, las francesas Bassin Parisien y Ouest, las italianas de Calabria y Cerdeña, la Mazowieckie polaca , la portuguesa Lisboa y la región suiza de Ticino.

Regiones líderes con un buen acceso a las ayudas europeas a la I + D

La mayor parte de las regiones de innovación “moderada” y “modesta” hacen un uso limitado de los fondos del Programa Marco de Investigación y Desarrollo (PM) pero son beneficiarias de los Fondos Estructurales para la innovación empresarial. Varios “líderes de la innovación”, por otra parte, tienen mucho éxito en la atracción de las subvenciones del Programa Marco: los “líderes” regionales de innovación representan más del 90% de los beneficiarios del PM. El Cuadro de Indicadores de Innovación Regional 2012 muestra que, en estos momentos, no existe un patrón común y consistente a lo largo del tiempo entre el nivel de innovación y el uso de los fondos europeos por parte de las regiones. Por ejemplo, algunos de los más dinámicos y que más se mueven al alza, como Bassin Parisien y Ouest, hacían poco uso de los fondos de la UE. Asimismo, en el caso de Calabria, Cerdeña y Mazowieckie, el constante aumento en el nivel de innovación se produjo en un período de un mayor uso de los fondos comunitarios.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.