Homenaje al periodista que avisó del intento de masacre en la UIB

“Hice como David al derribar al temible Goliat, quien hizo lo que sabía hacer. Yo simplemente busqué el teléfono de la Policía y avisé”, ha afirmado Carlos López, el periodista venezolano afincado en Japón que dio la voz de alerta de la ‘operación Columbainero’, en el transcurso del homenaje a los artífices que impidieron que Juan Manuel Morales Sierra atentará –presuntamente– con 140 kilos de explosivos contra la Universidad de las Islas Baleares (UIB).

En el acto, se han entregado medallas al jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), Antonio Jarabo, a su homólogo en la Policía Local, Antonio Vera, y a López, el cual ha agradecido a los policías por hacer lo que “se les enseñó en la academia”. “Los héroes son los policías, quienes hicieron su trabajo”, ha añadido el periodista uruguayo que reside en Japón, lugar desde donde alertó del peligro.

Por su parte, Juan Antonio, el agente de la Policía Local que recogió la llamada y la derivó al CNP, ha afirmado –tras el acto de homenaje– que “al principio” pensó que se trataba de “una broma”, aunque cuando pudo comprobar que “los datos del denunciante eran ciertos”, pensó que debía dar el parte. “Cuando me enteré de la detención (del sospechoso), me puse muy nervioso”, ha afirmado.

López ha explicado que decidió actuar porque debido a un mensaje que había dejado Morales en un foro de Internet, intuyó que éste sentía admiración por los autores de la masacre de Columbine, al apodarse ‘Columbainero’, afirmaba “poseer unas botas militares” y porque buscaba contactos en Palma. Fue la conjunción de los tres elementos la que le hizo sospechar, a pesar de que en un primer momento pensó que era “una broma de mal gusto”.

Al coger la llamada, Antonio confiesa que su “primera reacción, fue no creérselo” pero “tras verificar el teléfono”, pensó que si López “se había preocupado, había que escucharle” ya que López le hablaba de un individuo que “tenía un perfil susceptible de ser un terrorista”.

“Hasta el día en que pasó no creía que pudiera ser cierto. Me dio un ataque de nervios y sentí alegría al pensar qué hubiera podido ocurrir si no le hubiera hecho caso”, ha añadido.

Tras cinco meses de investigaciones, la brigada Provincial de Información de la Policía Nacional detuvo al joven de 21 años el pasado 4 de octubre, cuando recibía en su domicilio más de 140 kilos de sustancias explosivas y químicas.

El director General del Cuerpo Nacional de Policía, Ignacio Cosidó, ha destacado que este caso es un “ejemplo perfecto y exitoso de colaboración entre la ciudadanía y la Policía”, cuya “tarea –ha apostillado– es investigar y prevenir crímenes”, hecho que es “constante y esencial”.

Así, ha calificado la colaboración ciudadana de “herramienta imprescindible” porque da una visión “más cercana”, que en esta ocasión, ha evitado un “atentado de grandes dimensiones”.

Entre las autoridades que han participado en el acto se encontraban la delegada del Gobierno, Teresa Palmer, que ha presidido la ceremonia, el conseller de Administraciones Públicas, Simón Gornés, el regidor de Seguridad Ciudadana, Guillermo Navarro, la rectora de la UIB, Moserrat Casas, así como la brigada Provincial de Información de la Policía Nacional.

Por su parte el sindicato estudiantil Joves Estudiants de les Illes Balears agradece a Carlos López que salvase cientos de vidas universitarias, y critica que ni el Consell d’Estudiants ni ninguna otra organización estudiantil hayan estado presentes en el acto de Delegación del Gobierno.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.