Casi la mitad de los trabajadores teme perder su puesto y manifiesta su pesimismo ante la situación actual

Miedo a perder el trabajo, deterioro de las condiciones laborales y desmotivación generalizada entre los empleados son algunas de las conclusiones que se desprenden del Estudio de opinión sobre el clima laboral 2012 elaborado por InfoJobs, la web de empleo líder en España. El informe refleja también otros aspectos como la diferencia entre empresarios y empleados a la hora de proponer alternativas que mejoren la situación del mercado laboral.

 

Incertidumbre entre los empleados y peores condiciones de trabajo

El temor a perder su empleo es un sentimiento común entre los trabajadores, así lo manifiesta un 43,7%, siendo los mayores de 55 años el grupo que considera en mayor medida la posibilidad de perder su puesto (55,7%). Por sectores, el mercado inmobiliario y de la construcción concentra a los empleados más pesimistas, con un 66,1% que ven una probabilidad alta o muy alta de perder su trabajo.

 

En relación a las condiciones laborales, la percepción del 93% de los trabajadores es que las empresas han utilizado el pretexto de la crisis para empeorarlas. Sin embargo, esta opinión no está tan generalizada entre los representantes de empresas consultados, ya que solo el 65% la comparte.

 

En este entorno de recortes, el 60% de empresas reconocen haber implementado medidas para combatir la crisis. Entre las más mencionadas destacan, en primer lugar los recortes de personal (manifestado por un 63,4% de los empleados y un 47,5% de las empresas). Le sigue la rebaja de los salarios de los trabajadores (mencionada por un 42,1% de empleados y un 29,6% de empresas) y en tercer lugar la supresión de beneficios sociales (21,7% de empleados y un 15,8% de empresas).

 

Desinformación y miedo a represalias

Al preguntar a los entrevistados si sus empresas informan a los empleados sobre la situación
económica de la misma, ya sea buena o mala, resaltan claras discrepancias entre empleados y empleadores. Solo un 48,6% de los trabajadores afirman recibir información y, sobre este porcentaje, el 42,3% manifiestan que esta información llega únicamente cuando se van a tomar medidas que afectan al personal. Por el contrario, sorprende que el 80,1% de las empresas aseguren informar a sus empleados.

 

El actual ambiente laboral favorece el cambio respecto al comportamiento tanto de empresarios como de trabajadores frente a las bajas médicas. Mientras que antes de la crisis solamente un 11% de los empleados renunciaba a la baja aun necesitándola, en la actualidad este porcentaje crece hasta un 45,7%. Así lo corroboran los empresarios, antes de la recesión un 31% opinaba que los empleados cogían la baja aunque no la necesitasen y ahora solo lo piensa un 7,1%. En este contexto, 4 de cada 10 trabajadores opina que su empresa podría tomar represalias en caso de cogerse una baja laboral.

 

2012, el peor año hasta la fecha

El estudio también profundiza en la actitud del equipo de trabajo. El 81% de los empleados y el 86% de las empresas coinciden en considerar que la actitud de los trabajadores ha cambiado desde el inicio de la crisis. Si bien 3 de cada 4 entrevistados (75,8%) están en mayor o menor medida conformes con sus empresas, sobresale el 24% que expone que no le gusta su lugar de trabajo.

 

Este descontento podría estar relacionado con la difícil coyuntura económica que atraviesan las empresas, ya que el 66,4% de las compañías consideran que la situación financiera es mala. Cabe destacar que, cuanto menor es el tamaño de la organización, mayor es el número de ellas que consideran su situación mala.

 

El pesimismo en el ambiente laboral se hace patente para todos los entrevistados. Tanto empresarios como empleados coinciden en que la crisis ha afectado negativamente a su empresa (el 80,1% de empleados y el 85,8% de empresas lo afirman). 2012 es, para ambos colectivos, el peor año desde que comenzó la crisis en 2008.

 

Empleados y empresarios difieren en las medidas para mejorar la situación

Por último, el informe también recoge la opinión de ambos grupos sobre las iniciativas que podrían mejorar el mercado laboral.

 

Aunque tanto empresas como empleados coinciden en que facilitar el acceso al crédito para la creación de empresas podría mejorar la situación (el 80,4% de empleados lo menciona y el 80,3% de empresas), los trabajadores priorizan el hecho que exista un mayor control sobre los salarios de directivos del sector público y privado (81,8% empleados frente al 65,3% empresas).

 

Sin embargo, las empresas no consideran el control de salarios como algo relevante para una mejora y creen más necesario que se implante un sistema de retribución flexible en función de objetivos (70% empleados frente al 76% empresas).

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.