El PP expulsa a los 7 concejales disidentes de Manacor

El Comité de Derechos y Garantías del Partido Popular de las Illes Balears reunido esta tarde, y tras el cumplimiento de los plazos reglamentarios, ha acordado por unanimidad la expulsión de los siete ediles populares de Manacor. Dicha resolución viene motivada después de que tanto el órgano Regional de Derechos y Garantías como el Nacional acordaran la suspensión cautelar y provisional de militancia de los concejales popular el pasado 27 de septiembre y 2 octubre respectivamente.

Los militantes expulsados son, Catalina Riera, Francisca Rufiandis, Maria Bover, Sebastiana Sureda, María Magdalena Sureda, Roberto Arturo y Cristina Matamalas. Dicha decisión ya ha sido comunicada a los interesados, teniendo el plazo de 15 días para interponer recurso ante el Comité Nacional.

Estos hechos se producen después de que el pasado 2 julio se presentara en el Ayuntamiento varias mociones de urgencia en las que se reestructuraba el Gobierno municipal, modificando las delegaciones, las tenencias de Alcaldía y los miembros de la Junta de Govern. Además de fijarse cargos con dedicación exclusiva y parcial dejando sin efecto el acuerdo de pleno del 4 de julio de 2011, y se modificó el nombramiento de representantes municipales de los órganos colegiados, propuestas apoyadas por Antoni Pastor y estos siete ediles.

Es por ello que la Junta Gestora local de Manacor solicitó al Comité de Derechos y Garantías su intervención “para evitar daños mayores al Partido Popular y a los intereses de los ciudadanos de Manacor”. Así, el Comité balear entendió que se trataba de una serie de acuerdos que van en contra de los intereses de la Junta Gestora del PP de Manacor, y por consiguiente, del PP de las Illes Baleares, siendo de reseñar que el Comité ha valorado que hubo repetición mediante la votación a favor de la urgencia, en un primer término, y mediante la votación a favor de su contenido, a continuación, la circunstancia de apoyar la entrada de una formación política distinta en la gestión municipal sin contar con el visto bueno previo de los órganos directivos del partido y que los acuerdos fueron decretados y/o propuestos por el alcalde, que en esa fecha se encontraba recientemente suspendido cautelarmente de militancia por tener aperturado expediente disciplinario del partido en su contra.

Con esta decisión del Comité, se confirma que los siete ediles quedan totalmente desvinculados del Partido Popular.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.