La Policía no descarta que mafias de Son Gotleu extorsionen a las prostitutas de la Playa de Palma

La Policía Local ha afirmado que las prostitutas que roban en la Playa de Palma, principalmente en verano, podrían actuar bajo la presión y extorsión de grupos organizados de Sont Gotleu aunque ha admitido que de momento no pueden asegurar que haya una conexión entre ambos colectivos.

Por su parte, desde el Área de Bienestar Social e Inmigración del Ayuntamiento de Palma barajan varias hipótesis para explicar estos sucesos. Una de ellas es que los proxenetas obligasen a las mujeres a robar a sus clientes para maximizar las ganancias en temporada alta, porque, según han explicado, la prostitución también sufre los efectos de la estacionalidad.

En declaraciones a Europa Press, fuentes de la Policía Local ha confirmado que este verano se han producido 49 detenciones de prostitutas por delitos relacionados con el robo con fuerza ya sean hechos consumados o en grado de tentativa. Así, han destacado que “seguro” que se han producido más pero no se han contabilizado.

Respecto a la existencia de grupos organizados que orquesten la actividad en la Playa de Palma, las mismas fuentes han declarado que “no se puede saber” pero cabría la posibilidad de que tengan “algún tipo de relación con quienes se dedican a mover la droga por Sont Gotleu” por lo que no descartan la existencia de estas bandas.

30 PROSTITUTAS EN TEMPORADA ALTA

En temporada alta, la Policía tiene censadas a unas 30 prostitutas de Bulgaria, Rumanía y sobre todo de Nigeria. Además, hay una mujer rusa y cuatro españoles travestidos.

Su zona de operación es la segunda línea entre las calles Sant Ramon Nonat, Canyes y Miquel Pellisa (conocida popularmente como la calle de la cerveza). Éstas orbitan alrededor de llamada calle del jamón (Pare Bartomeu Salvà), el epicentro del ocio nocturno en el Arenal.

Cuando acaba el verano, la zona se vacía y sólo trabajan en Navidad esporádicamente para cubrir la demanda de los viajes de solteros que vienen desde Alemania.

PALMA, ZONA A ZONA

En el resto de Palma, existen dos focos que son las Avenidas (desde la Puerta de Sant Antoni y la calle Manacor) y el hipódromo, aunque según explican fuentes policiales hay poca actividad. Por parte del Ayuntamiento destacan que las zonas de polígonos en Mallorca no funcionan debido a la inseguridad.

En Avenidas, las calles Frederic Mistral, Pere Alcàntara Penya, Manacor y la propia Puerta de Sant Antoni son sus zonas de acción de 23.00 horas a 04.00 horas entre semana, y hasta las 05.00 horas los fines de semana.

Desde que se llevó a cabo el operativo para desalojarlas de la Avenida Gabriel Alomar no ha habido conflictividad con los vecinos porque no hay molestias por ruido, no hay suciedad y no invaden la calzada.

Según los datos policiales, en esta zona habría seis prostitutas, todas mayores de edad y no están obligadas a prostituirse por ningún proxeneta. Cuatro son nigerianas y otras dos de países del este. Contactan por teléfono o con los coches que pasan por ahí y desde ahí van al Polígono de Levante o a las habitaciones por horas de Sant Antoni.

EL CASAL PETIT ATENDIÓ A 250 USUARIAS EN 2011

En el Casal Petit de las Hermanas Oblatas se dedican a ofrecer cursos formativos y atención social a prostitutas y a mujeres en riesgo de exclusión social. El año pasado atendieron a 250 usuarias de entre 25 y 55 años y de distintas nacionalidades. Sobre todo de Nigeria, Bulgaria, Rumanía y otros países del este, de Sudamérica (Colombia y Brasil) y de Marruecos.

La ayudante de coordinación del Casal Petit, Nieves León, destaca que tratan principalmente a prostitutas que trabajan en las Avenidas o con las que otras entidades sociales les derivan de clubs o de pisos. Según, dice desde la Playa de Palma “hay una respuesta menor porque cuando están ahí “tienen otros intereses” y sólo les llegan si son derivadas de otros centros.

Respecto a esta temporada, León ha afirmado que el verano se ha alargado y las mujeres se han mantenido en la playa más tiempo pero la crisis “se nota” porque “las chicas tienen que hacer más horas en la calle para ganar el mismo dinero”.

En relación a las mujeres con las que tratan, señala que “algunas intentan cambiar de actividades” pero “la coyuntura económica no ayuda”. Aunque no se puede establecer un porcentaje sobre cuantas usuarias querrían cambiar de profesión, incide en que “hay un alto porcentaje de que lo expresan”.

COMPARTIR

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.