Las cooperativas de enseñanza de Baleares critican que se quiera implantar un “tratamiento residual” del catalán

Las Cooperativas de Enseñanza de Baleares se adherido este sábado a la ‘Declaración unitaria en defensa de la lengua y de un modelo educativo propio’ y han mostrado su rechazado al anteproyecto de reforma educativa (LOMCE) al entender que el Gobierno central pretende implantar un “tratamiento residual” de las lenguas cooficiales como el catalán.

En un comunicado, las cooperativas han recordado que la lengua catalana, desde la aprobación de la Ley de Normalización Lingüística de 1985, ha sido una herramienta de cohesión social. Además, han hecho hincapié en que los resultados académicos de las competencias lingüísticas de los estudiantes de las islas han demostrado la “igualdad del conocimiento de las dos lenguas oficiales y los excelentes resultados de la aplicación de la inmersión”.

La declaración recoge que la propuesta del ministro de Educación, José Ignacio Wert, supone una agresión al modelo educativo vigente en las islas, que está centrado en las competencias autonómicas a la hora de fijar la mayor parte de los contenidos curriculares y en un sistema que garantiza la competencia lingüística y comunicativa de las dos lenguas oficiales.

El texto también critica que se intensifique la “recentralización” del Estado, con lo que las Comunidades Autónomas “pierden poder de decisión a la hora de fijar los contenidos que hacen referencia al conocimiento más próximo de nuestro entorno físico, patrimonial, lingüístico y cultural”.

“El empuje estatal contra la presencia del catalán en las aulas pretende dar un golpe mortal a la lengua catalana, pilar de la cohesión social que el modelo educativo vigente ha garantizado hasta ahora, y ha hecho de los centros escolares espacios de convivencia, de respeto y de encuentro de la diversidad”.

“Si desde el Ministerio se abre la puerta a la posibilidad de financiar con dinero público escuelas privadas para los hijos de las familias que quieran recibir una enseñanza exclusivamente en castellano, nos encontraremos con una segregación muy preocupante de los alumnos de nuestras islas”, indica.

Por todo ello, piden al Govern y los diputados baleares en el Congreso que defiendan los intereses de comunidad “y que no permitan la invasión de competencias, tanto educativas como lingüísticas” que consideran que el anteproyecto contempla.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.