El peso de la actividad turística en 2011 alcanzó el 10,8 % del PIB español

La Cuenta Satélite del Turismo puede describirse como el conjunto de estimaciones,
basadas en la metodología de la Contabilidad Nacional, que presenta los parámetros económicos del sector turístico en una fecha determinada. Proporciona resultados que permiten obtener una medición de la relevancia económica del turismo a través de indicadores como la aportación de la actividad turística al PIB o al empleo. El INE ha publicado hoy la “Cuenta satélite del turismo. Serie 2008-2011”

El peso de la actividad turística en España, medido a través de la demanda final turística, se situó en el 10,8% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2011, lo que supuso cuatro décimas más que en el año anterior, según la Cuenta Satélite del Turismo de España (CSTE).

El empleo de las ramas turísticas superó los 2,2 millones de personas, lo que representó el 12,2% del empleo total en el año 2011 y un crecimiento de cuatro décimas respecto al año 2010. La evolución de la ocupación en las ramas turísticas en los últimos años muestra una tendencia estable, en contraste con la tendencia decreciente del total de la economía.

Si se analizan los distintos componentes de la demanda final turística (consumo turístico receptor1, consumo turístico de los hogares residentes, gasto en consumo de las Administraciones Públicas con finalidad turística y formación bruta de capital fijo vinculada al turismo), el consumo turístico receptor contribuyó al PIB en 4,8 puntos, tres décimas más que en el año 2010, mientras que la aportación del resto de componentes se situó en los 6,0 puntos, una décima más que la del año precedente.

Aportación del turismo al equilibrio de la balanza de pagos

Atendiendo a los componentes principales de la demanda final, el turismo receptor registró la mayor tasa de crecimiento en términos nominales (del 7,4%), continuando así con la tendencia iniciada en 2010. En el caso de los otros componentes del turismo, la variación fue del 3,4%.

Los ingresos netos turísticos, medidos a través de la balanza de pagos, alcanzaron los 32.415 millones de euros, cifra superior en 3.980 millones de euros a la correspondiente al año 2010.

En el incremento de este saldo influyó tanto el crecimiento registrado por el consumo turístico receptor, como la variación anual negativa del consumo turístico emisor2, que fue del –2,3%.

Por otra parte, el gasto de los hogares residentes en viajes dentro de España se incrementó en 2011 en menor medida que lo hizo el turismo receptor. Así, la tasa de variación estimada para el primero fue del 3,5% anual a precios corrientes, frente al 7,4% del segundo.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.