La Mesa del Turismo desmiente y rectifica las inexactitudes de Greenpeace sobre la Ley de Costas

La Mesa de Turismo, que agrupa a una treintena de las principales empresas turísticas del país, ha desmentido y ha rectificado las inexactitudes de Greenpeace sobre las salinas de Cádiz y la Ley de Costas.

Según esta Entidad, las salinas de Cádiz han sido propiedad privada desde tiempo de los romanos y están inscritas en el Registro de la Propiedad desde que el registro existe.

La Mesa ha recordado que la Ley de Costas es una normativa conservacionista y como tal impide que se efectúen nuevas ocupaciones de terreno, tanto en zonas de dominio público como las zonas de servidumbre anejas al dominio público.

A juicio de los expertos de la Mesa, la diferencia de la nueva Ley respecto a la actualmente vigente es que ésta exigía la demolición a partir de 1918 del cien por cien de los chiringuitos de playa y de las concesiones y construcciones turísticas previamente existentes, lo cual representa la desaparición de 450.000 pequeñas empresas y la pérdida de cerca de un millón de puestos de trabajo, (con la pérdida de todos los servicios que estas instalaciones playeras ofrecen a nuestros turistas).

Para la Mesa del Turismo, la gran ventaja de la nueva Ley de Costas es que, rechazando toda nueva ocupación, permite que estas concesiones e instalaciones existentes se conserven y se mejoren (sin ampliar la zona ocupada) en beneficio del empleo y de la economía nacional.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.