Los residuos para quemar en Son Reus ya están aquí

La portavoz del Gob, Margalida Ramis, ha mostrado este viernes su “rechazo total e indignación”, tras la llegada de los primeros residuos de fuera para incinerar en Mallorca, ante la actuación del Consell de Mallorca y de Tirme, a los que ha acusado de utilizar IB3 “para difundir mentiras e intentar engañar a la ciudadanía” con una operación “que pone en riesgo la salud pública.”

Ramis ha asegurado que existen estudios que evidencian la relación entre la mortalidad por cáncer y la proximidad de las incineradoras, por lo que ha lamentado que el Consell insular “esté poniendo en riesgo la salud pública para favorecer el interés privado” de la empresa concesionaria de gestión de residuos, Tirme.

En ese sentido, el portavoz de la Plataforma de Pensionistas y Jubilados de Mallorca, Jaume Bonet, ha señalado que el último informe acerca del aumento de la incidencia de casos de cáncer en las proximidades de las incineradoras, no lo han realizado “ni Greenpeace, ni el Gob”, sino que lo ha llevado a cabo el Instituto Carlos III, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad.

Por su parte, Ramis ha insistido en que el Consell de Mallorca no ha actuado “con transparencia” a la hora de dar información a los ciudadanos respecto a esta operación, “como cuando dijeron que los residuos no llegaban el día 10” y ha manifestado que a su entidad le está resultando “prácticamente imposible” obtener información por parte de la Administración.

El Gob desea conocer “todos los detalles”, es decir, saber qué es exactamente el material que ha llegado, la cantidad, de dónde proviene, que características tiene y si cumple los parámetros legales.

La portavoz de la organización ha destacado además que la tramitación administrativa de esta iniciativa se ha impulsando “de manera muy sospechosa” y ha recordado que para incinerar estos residuos, sería necesario modificar el contrato con Tirme, algo que no se ha realizado, por lo que a su parecer, “aunque haya llegado el cargamento, no se puede incinerar”.

“Nos están vendiendo la necesidad de importar residuos”, ha afirmado Ramis, que ha lamentado que existan políticos que apoyen estas iniciativas “innecesarias” y que “redondeen los intereses y las ganancias de Tirme a costa de la salud de los ciudadanos”, algo por lo que ha advertido que aumentará la indignación entre la sociedad.

En opinión del Gob, esta operación se está realizando con “oscurantismo e irresponsabilidad” y haciendo “caso omiso” a las advertencias realizadas desde la opinión pública, por lo que ha anunciado que la entidad ecologista llevará a cabo acciones, en las próximas semanas, para evidenciar la oposición social, “que es mucha”, ante este “desbarate de proyecto”.

Por la vía judicial, se planteará pedir responsabilidades políticas y técnicas acerca de la ampliación de la incineradora en 2007, ya que según ha apuntado, si Mallorca no genera residuos suficientes para tener cuatro líneas de incineradora y atendiendo a las consecuencias sobre la salud pública de tener esta actividad al 100% de su rendimiento, la situación se debería revertir.

Ramis ha defendido el cierre de líneas de incineración, ya que “es posible, factible y lógico desde el punto de vista ambiental”.

El PSIB-PSOE denuncia el “silencio cómplice” de Isern ante la llegada a Palma de los primeros residuos importados.

El Grupo Municipal PSIB-PSOE denuncia el “silencio cómplice” del alcalde de Palma, Mateo Isern, ante la llegada al puerto de Palma de los primeros camiones con residuos importados para su incineración en la planta de Son Reus, también en el término municipal de Palma.

Los socialistas lamentan lo que consideran una dejación de funciones en la defensa de los intereses de los ciudadanos de Palma por parte del alcalde del PP, al que acusan de “inacción y seguidismo” de la iniciativa adoptada por el Consell de Mallorca. Para los socialistas, la voluntad de importar residuos europeos parece responder más a garantizar las ganancias de TIRME que tiene la concesión del servicio público de gestión de residuos, primando los intereses privados por encima de los intereses de los ciudadanos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.