Acusaciones a grito pelado al inicio del juicio al Clan de la Paca

La matriarca del principal clan de narcotraficantes del poblado de Son Banya, Francisca Cortés ‘La Paca’, ha pedido que “respeten la sala” después de que una de las implicadas en el caso Kabul se encarara con otro y le acusara a voz de grito de ser el responsable de haber “traído la droga” a Mallorca e Ibiza, antes de empezar el macrojuicio que arranca este lunes y por el que los 55 acusados se enfrentan a más de 690 años de prisión y 29,4 millones de euros de multa.

Varios agentes policiales se han visto obligados a intervenir durante una pequeña trifulca entre varios de los acusados, que ha acabado con el desmayo de una de las acusadas e integrante del conocido como clan de ‘La Paca’.

“La droga se la trajo él”, “lo que encontré en la casa era suyo” y “¿qué quieres, que la liemos aquí?” son algunas de las frases proferidas entre varios de los procesados durante un tenso momento en el que varios efectivos de la Policía Nacional han intervenido para poner fin a los incidentes y el presidente del tribunal, Diego Gómez-Reino, les instaba a callarse.

En ese momento, una de las acusadas, Dolores Cortés, ha roto a llorar y ha sido conducida, desmayada, por los agentes fuera de la Sala. En concreto, se trataba de la hermana de Josefa Moreno ‘La Parrala’, quien el 7 de septiembre de 2009 falleció tras recibir un disparo en la cabeza en su vivienda del poblado de Son Banya, hechos por los que fue condenado a siete años y medio de prisión José Ortega ‘El Farru’.

Mientras tanto, otro momento en que se han producido gritos ha sido cuando los cámaras de televisión y fotógrafos han entrado en la Sala para grabar a los acusados, instante en el que ha podido escucharse “qué asco de gente” y “se va a hacer la hora de almorzar”, mientras los inculpados se tapaban la cara para no salir en imágenes.

Después de estos acontecimientos, ‘La Paca’, vestida de rosa, ha pedido que “respeten la sala”.

Debido a las singularidades del juicio en el que se acusa a más de 50 personas por traficar ingentes cantidades de cocaína, heroína y cannabis, el Govern ha cedido una sala al Tribunal de Justicia de Baleares (TSJIB), en el Polígono Son Rossinyol de Palma para poder desarrollar la actividad con normalidad debido al gran número de inculpados y partes personadas.

Así, la Policía ha desarrollado un gran despliegue de medidas de seguridad y antes de entrar a la sala especialmente acondicionada para el proceso se deben pasar dos registros, uno en la puerta de entrada y otros en la propia sala, situada en la tercera planta del complejo.

Dentro de este despliegue extraordinario, hay seis policías en el interior de la sala.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.