El PSIB denuncia que la nueva Ley Local privatizará los servicios públicos municipales

El PSIB-PSOE denuncia que la reforma de la Ley Local propuesta por el Partido Popular a nivel de todo el estado llevará la privatización de los servicios públicos municipales. “No podemos permitir que, con la excusa del ahorro y la racionalización, se cierren servicios básicos, necesarios para las personas que viven en los pueblos”, declaró Francesc Miralles, secretario de Política Municipal del PSIB-PSOE.

“Se trata de la tercera ola de privatizaciones: primero fue la educación, luego la sanidad y ahora los servicios que prestan los Ayuntamientos. Amenazan los servicios sociales, la recogida de residuos, las escuelas de 0 a 3 años, las escuelas de música y danza … No es de recibo que el PP modifique la estructura institucional de país sin contar con el apoyo de la oposición ni con la participación de los partidos minoritarios y nacionalistas “, declaró Miralles. Considera el socialista que “el Estado somos todos y la mayoría absoluta electoral no da legitimidad para intervenir las administraciones que son la base de nuestra democracia.”

Miralles ha explicado la oposición frontal del PSIB-PSOE y los alcaldes socialistas en este anteproyecto, que tiene como objetivo último el desmantelamiento y la privatización de los servicios públicos municipales. Lo que está pasando en Castilla La Mancha, con el cierre de servicios sanitarios rurales para 100.000 personas, es un claro ejemplo de lo que quiere hacer el PP en toda España, opinó.
“El Gobierno propone ahorrar 3.500 millones de euros, pero no hay ningún elemento en el Anteproyecto, ni en la estructura municipal, ni en el ejercicio de las competencias, que implique este ahorro”, explicó. La única forma para ahorrar este dinero es cerrar los servicios públicos, que si se ponen en manos privadas pasarán a ser “menos cercanos, con menos garantías de calidad y más caros para los ciudadanos”.

Al mismo tiempo que propone reformar la Ley Local, el PP ha planteado reducir el número de concejales y las retribuciones de los cargos electos locales, planteándose como a un ahorro.

“La supresión de concejales no llevará ningún ahorro, y supondrá una estocada mortal a la participación y la democracia a nivel local”, opinó Miralles. Recordó que, de los 8.116 ayuntamientos que hay en España, 6.850 tienen menos de 5.000 habitantes, de los cuales 4.862 son municipios de menos de 1000 habitantes. En todos ellos los concejales o no cobran o cobran muy poco. Son un “batallón de voluntarios” al servicio del ciudadano, que están a disposición de sus vecinos cada día del año y los visitan en su casa para pedir soluciones o plantear problemas. Con esta propuesta, en lugar de concejales altruistas tendremos asesores de los políticos con un buen sueldo.

Si realmente se quiere ahorrar, el PSOE ha propuesto la derogación de la parte de la Ley de grandes ciudades que ha permitido engordar sin control los aparatos municipales de las grandes ciudades que son además las que más deuda contraída tienen (sólo el Ayuntamiento de Madrid tiene una deuda de 7.000 millones). La eliminación de concejales sólo provocará menos pluralidad y menos democracia en las instituciones. Una reducción de concejales afectará la representatividad de los grupos minoritarios en los plenos municipales y quedará participación ciudadana.

El PSOE está trabajando en una propuesta para llegar a un gran pacto que permita dar mayor transparencia a la manera como los gobiernos municipales ejercen su responsabilidad institucional, añadió Miralles.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.