El sobrino de Urdangarin entregaba “sobres” a los empleados de Nóos por orden de su tio

Jan Gui Urdangarin, sobrino del Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, quien este sábado ha prestado declaración como testigo ante el juez José Castro, ha afirmado que su tío le entregaba “sobres” para dárselos a los trabajadores de la trama Nóos, si bien ha asegurado desconocer que contuvieran dinero dentro. “Me limitaba a hacer de mensajero”, ha llegado a señalar.

En su comparecencia en Palma, que se ha prolongado durante aproximadamente hora y media, Gui ha negado que su labor consistiese en pagar a trabajadores que en realidad no prestaban sus servicios para el entramado de empresas, entre las que se encontraba Aizoon, inmobiliaria de la que Urdangarin es copropietario al 50 por ciento junto a su mujer, la Infanta Cristina.

Así lo han señalado fuentes jurídicas a Europa Press, que han precisado que, tal y como ha puesto de manifiesto ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3, Urdangarin le daba instrucciones por escrito en las que le indicaba que debía entregar los sobres a los empleados, al tiempo que éstos también le hacían entrega de otros sobres que, por su parte, daba al Duque de Palma.

No obstante, al término de su comparecencia, la letrada de la acusación popular en representación del sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, ha considerado “incongruente” la versión ofrecida por Gui al aseverar que durante su deposición ha afirmado que, antes de entregarles los sobres, avisaba a los empleados diciéndoles “voy a ir a pagaros”.

De hecho, varios de estos trabajadores que declararon en el marco de estas pesquisas señalaron que el propio Gui les pagaba y les daba de alta en la Seguridad Social, lo que reforzaría la tesis de la Fiscalía de que, con ello, tanto Urdangarin como Torres simulaban que empresas satélite de Nóos como Aizoon tenían realmente actividad y de este modo justificar sus ingresos.

A juicio López Negrete, se trata de unas declaraciones, las de Gui -cuya comparecencia fue solicitada por la Fiscalía-, que “no desvirtúan” lo manifestado por las acusaciones a la hora de solicitar la fianza de responsabilidad civil de 8,2 millones de euros.

Mientras tanto, durante esta jornada también ha prestado declaración uno de los exempleados de la trama, Alejandro S., quien en concreto prestaba sus servicios para la mercantil Shiriaimasu S.L., quien ha señalado que durante su periplo en la misma se limitaba a llevar a cabo los trabajos que le encomendaban si bien ha manifestado no recordar si el resto de trabajadores también los hacían.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.