En 2012 los comercios tuvieron un volumen de negocio de un 19% menos que al inicio de la crisis

Los comercios minoristas de Mallorca tuvieron un volumen de negocio de 3.004 millones de euros en el 2012 y ocuparon a 29.792 personas, unas cifras que suponen un descenso del 18,8 por ciento en las ventas y del 8,4% en la ocupación, en relación a los datos que había al inicio de la crisis económica.

Según señala el Informe Anual de la Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco), el comercio tradicional de la isla generó el pasado año un volumen de negocio de 101 millones menos a los que tuvo en el 2011, y de 696 millones menos frente a los datos de 2007, cuando se inició la “caída en picado” del sector.

En términos de ocupación, la patronal explica que desde el 2005 el comercio desarrolló un incremento de la contratación que alcanzó su punto álgido en el 2007, con cerca de 33.100 ocupados, para iniciar a partir del año 2008 un descenso continuado hasta situarse en el 2012, con 29.792 ocupados, la cifra más baja de los últimos ocho años.

DISMINUCIÓN DEL NÚMERO DE EMPRESAS

Por ello, Pimeco ha considerado que la crisis económica y la consecuente disminución de la actividad comercial han tenido consecuencias “nefastas” sobre la empresarialidad y el mercado de trabajo, lo que se ha traducido en una disminución del número de empresas y de locales comerciales, así como de la ocupación media en el sector.

Además, la patronal sostiene que la política de ventas mediante la disminución de precios con el objetivo de estimular la compra e iniciada en otoño de 2008 por los grandes distribuidores comerciales y seguida posteriormente por la mayoría los operadores del sector minorista ha resultado “ineficaz” para reactivar el consumo de la población residente y visitante de Mallorca.

En relación a la confianza en la recuperación del sector, el estudio establece que los empresarios del comercio mallorquín dieron al 2012 una puntuación media de 40,1 sobre 100, posicionando al pasado año como el peor valorado de los últimos cinco años. Sobre esto, Pimeco ha apuntado que el indicador de confianza del comercio en el 2011 fue de 41,2; en el 2010 de 41,4; en el 2009 de 41,6; y en el 2008 de 45,9.

PREVISTO QUE LA PÉRDIDA DE CONFIANZA SE AGRAVE EN 2013

Esta pérdida de confianza del comercio mallorquín puede agravarse en los próximos meses, y, por ello, Pimeco estima que en el primer trimestre de 2013 la esperanza en la recuperación del sector se situará entre el 36,9 y el 38,4 sobre 100.

Por otro lado, el estudio indica que en 2012 la relación volumen de negocio a precios corrientes por ocupado (96,46) se sitúa a más de 3,5 puntos por debajo del valor de hace siete años (100), lo que implica que en términos de facturación bruta por ocupado el comercio ha perdido eficiencia empresarial.

Los comerciantes han explicado que, si a ello se le une el incremento de costes que han tenido que soportar las empresas durante el ejercicio de 2012, para Pimeco es “inevitable que la confianza del sector se encuentre considerablemente dañada y con escasas expectativas en sentido positivo”.

La patronal cree “muy poco probable” que en el 2013 se origine en la economía española un cambio de tendencia con la suficiente entidad como para reactivar el consumo interno, por lo que prevé que en el comercio minorista continúe la tendencia de destrucción de empresas y de ocupación asalariada.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.