Los productores audiovisuales exigen al Consell que pague sus deudas

El Consell de Mallorca ha anunciado recientemente que acudirá a los juzgados para solicitar la retirada del archivo de RTVM de la subasta de los bienes de la sociedad participada al 100% por la institución insular. En una nota oficial publicada el pasado lunes 11 de febrero, se explica que, en cumplimiento de la demanda expresada por el Sindicato de Periodistas de las Islas Baleares (SPIB) soportada por más de 500 firmas y consultados los servicios jurídicos del Consell, se cree factible pedir la exclusión de este patrimonio audiovisual (unas 6.000 horas de televisión y unas 10.000 de radio) de la subasta dictada por el administrador concursal de RTVM para preservar de este modo su titularidad pública atendiendo a “su gran valor documental, formativo e histórico”, según la literalidad de la nota aludida.

La APAIB se congratula de este hecho puesto que este material, realizado gracias a la aportación de fondos públicos, tiene que permanecer al alcance de todos los ciudadanos. “Además, demuestra el valioso trabajo de todos los profesionales de la comunicación de RTVM, propios y ajenos, que han tomado parte en la elaboración de estos contenidos que tan alta aprecio merecen ahora, incluso de la máxima autoridad del Consell, responsable en primer término del cierre de RTVM, el despido directo de más de un centenar de profesionales y la condena a muerte por inanición a una veintena larga de empresas audiovisuales que habitualmente trabajaban”.

Entre los creadores de este material audiovisual de RTVM que ahora se quiere preservar debido a “su gran valor documental, formativo e histórico”, se encuentran algunas de las empresas que están con el agua al cuello con facturas impagadas de RTVM y dentro de un procedimiento concursal que hará imposible el cobro de la deuda contraída.

Para las empresas audiovisuales se produce así una gran paradoja: “el Consell quiere salvar, por valiosa, la obra audiovisual hecho por las mismas empresas que hunde con su dejadez previa y la posterior inhibición dentro del procedimiento concursal. Además se patentiza otro aspecto no menos importante, y es la directa vinculación del Consell dentro del procedimiento concursal de RTVM, contrariamente a aquello que se ha mantenido desde la misma institución”.

Por tanto “si se puede intervenir para salvar el patrimonio audiovisual de RTVM, no se podría hacer el mismo con las empresas audiovisuales que lo crearon”, se preguntan las productoras. “Si de justicia se trata, no hay nada más justo que pagar aquello que se debe de a aquel que ha cumplido su parte del trato”.

Las productoras acusan al Consell de Mallorca encabezado por Maria Salom del agravio causado a las productoras audiovisuales, retrasando voluntariamente el pago de sus facturas antes de la declaración del procedimiento concursal de RTVM, que ha sido el detonante de la situación actual de impago y en consecuencia, de integración de las deudas pendientes dentro del procedimiento concursal. Un hecho que imposibilita el cobro de las cantidades debidas.

Por lo tanto la APAIB exige una vez más al Consell de Mallorca que rectifique. Que resarza a las productoras audiovisuales por el trabajo hecho en RTVM, que les abone íntegramente las facturas pendientes, y que actúe con las empresas afectadas de igual manera que se pretende hacer con el patrimonio audiovisual, excluyéndolas del procedimiento concursal de RTVM.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.